PIDEN PRUDENCIA A LOS CONDUCTORES

Cerrito Colorado Sur: Preocupa el tránsito en la temporada de verano

Con el inicio de las colonias de vacaciones de los clubes Banco Provincia y Los Miuras, la circulación vehicular aumenta en esta época del año. Solicitan presencia de inspectores y reductores de velocidad. También advierten por el movimiento en la colectora de la Ruta 7. Además, demandan la extensión del alumbrado público.

A punto de comenzar la temporada de verano, en el barrio Cerrito Colorado Sur se preparan para hacer frente a las particularidades que presenta esta época del año para el sector.
Es que, en esta zona alejada, en donde la mayoría de las casas cuentan con piletas, también están los clubes Banco Provincia y Los Miuras, que atraen una gran cantidad de gente, principalmente de chicos que asisten a las colonias, que son muy concurridas.
“Gracias a Dios tenemos estos dos clubes, algo que es muy bueno porque genera movimiento y le dan vida al barrio”, afirma el presidente de la sociedad de fomento de Cerrito Colorado Sur, Santiago Ehrman. No obstante, el dirigente barrial aclara que “ahora arrancan las colonias y van muchos chicos, es decir que cientos de padres van a llevar a sus hijos para allá, lo que crea un movimiento impresionante de autos por la tarde”.
Es por ello que piden, en primer lugar, prudencia: “Rogamos a los conductores que circulen despacio, con cuidado, porque el tránsito es mucho. El año pasado había unos agentes de Seguridad Vial apostados en ciertos sectores, lo que ayudaba a prevenir para que no se tomen altas velocidades. Esto lo volvimos a solicitar, así que esperamos que estén nuevamente por allí”.

Rogamos a los conductores que circulen despacio. El año pasado había agentes de Seguridad Vial, esperamos que estén nuevamente. Santiago Ehrman. Pte. de la Sociedad de Fomento.

Además, en la calle Los Naranjos, que es la de ingreso al barrio, se habían hecho algunos reductores, “que estaban muy bien, pero hace poco pasó una máquina para arreglar la calle y ya no hay más” moderadores. Por eso reclaman que se hagan, junto con la colocación de los respectivos carteles que señalicen su ubicación.
“Es impresionante el movimiento, Sáenz Peña tiene menos autos que Los Naranjos en las horas pico”, grafica Ehrman.

Las calles
En cuanto al estado de las calles, Ehrman explica que “en general están bien”. Y profundiza: “En invierno y a principios de la primavera no llovió mucho así que no había mayores inconvenientes, y cuando empezó a llover vinieron los problemas, pero desde la municipalidad van rápido a acomodar las calles”.
Donde sí advierte por un problema específico es en la colectora que se construyó a la par de la Ruta 7, porque se usa aun cuando no está habilitada. “Es una cinta asfáltica mano ida y vuelta que no está demarcada –explica Ehrman– pero nos pasa que mucha gente la está utilizando como una calle, en la que circulan muy rápido. Hasta ahora no hubo accidentes, pero no sería raro que pase algo porque andan a altas velocidades y, al mismo tiempo, van padres que llevan a sus chicos a andar en bicicleta, otros andan en patines, gente que sale a correr por el lugar, sobre todo a la tardecita, y no se ve bien, hay mucha tierra, por eso pedimos que se transite despacio y con mucho cuidado por allí.

Infraestructura
Al tratarse de una zona periférica, algunos servicios básicos –como el agua corriente y las cloacas– están ausentes en este barrio delimitado por la Ruta Nacional N° 7, y las calles Los Naranjos, Las Gallaretas y Ranqueles.
“Con el gas estamos bien –señala el fomentista–, hay algunos vecinos que todavía no lo tienen así que estamos esperando que nos habiliten para hacer la obra de extensión. Y en cuanto a las cloacas habrá que esperar, pero se está empezando a pedir, porque ya son muchas las familias que viven allí y en todos lados hay pozos, lo que es un problema”.
Donde sí hay una demanda más importante es con el alumbrado público. Es que hay zonas oscuras que no pueden ser cubiertas por el servicio porque allí no hay cable ensamblado, algo que ya solicitaron a la empresa proveedora de energía eléctrica: “Hace rato que estamos pidiendo que Eden habilite lo que falta para extender el alumbrado público para poder terminar de iluminar el barrio”.

Seguridad
Por último, en torno a la seguridad, los lugareños cuentan con un grupo de WhatsApp que los mantiene conectados y en red para estar alertas e informados.
“Además, la patrulla de la zona está pendiente de lo que sucede, tenemos muy buen diálogo con ellos, así que estamos relativamente tranquilos”, concluye Ehrman.

COMENTARIOS