Participantes del curso.
Participantes del curso.
OFICIOS

Unnoba: destacado curso de panadería mexicana dictado por un especialista

Agustín Sola, del Programa de Alimentos de esta casa de altos estudios, subrayó que la actividad permitió vincularse con distintos actores, que no constituyen el público habitual de la universidad. Hubo una muy buena convocatoria.

El especialista Jesús Castillón Jardón, investigador de la Universidad Autónoma del Estado de México, dictó un curso sobre panadería mexicana, titulado “Regresemos a lo básico”.
La actividad fue intensiva y constó de una parte teórica y otra práctica. Fue abierta a la comunidad. La directora de la Escuela de Ciencias Agrarias, Naturales y Ambientales, Virginia Pasquinelli, destacó la participación de trabajadores y empresarios del sector panadero: “En este curso participaron docentes, estudiantes, graduados de ingeniería en alimentos y también gente del sector panadero, brindando herramientas a Pymes de la Región“.
Agustín Sola, del Programa de Alimentos de la Unnoba, subrayó en el mismo sentido: “La convocatoria fue muy buena. De hecho las aulas estuvieron al máximo de su capacidad. Esto actividad nos permitió vincularnos con distintos actores, que no constituyen el publico habitual de la Unnoba”.
La visita de Jesús Castillón Jardón fue organizada en forma conjunta por la Escuela de (Ecana), la Secretaría de Investigación, Desarrollo y Transferencia y la Dirección de Relaciones Internacionales de la Unnoba.
Castillón Jardón es especialista en panificados, químico y tiene una Maestría en Tecnología de los Alimentos. Es coordinador de la carrera de Gastronomía de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Teoría y práctica
Durante la mañana, se desarrolló la parte teórica en la que Castillón Jardón se refirió a la tecnología de panificación, moliendas de trigo, calidad de harina, así como a la historia de la panificación mexicana. “Se brindaron las bases para el correcto desarrollo de un producto, así como información sobre las características funcionales de cada uno de los ingredientes del pan”, comentó Sola.
La parte práctica, a la tarde, consistió en realizar cuatro panes típicos: pan de muerto, concha, pan vaso y bolillo.
Sola adelantó, además: “Es probable que en noviembre nos visite otra docente de la Universidad Autónoma del Estado de México, quien trabaja en la vinculación de los alimentos y sociedad. Tenemos pensado que como parte de su visita, realice un relevamiento de hábitos alimenticios de estudiantes, así como sobre pérdidas y desperdicios de alimentos“.

Testimonio
Belén, una estudiante de Ingeniería de Alimentos que participó en la jornada, también comentó: “Me alegra que la Universidad pueda vincularse y nos acerque el conocimiento de profesionales de otros países. Considero que como futuros profesionales tener una mirada abierta al mundo es imprescindible. Fue una experiencia muy enriquecedora. También destaco que las jornadas estuvieran destinadas no solo a integrantes de la Universidad sino que se pueda compartir la experiencia con la comunidad”.

COMENTARIOS