None
UN PROYECTO LLENO DE POSTERGACIONES

Intentarán que el Gobierno incorpore a la autovía Luján-Junín en las obras de 2013

Sectores kirchneristas de nuestra ciudad aseguraron que están trabajando con dirigentes de la región para que la construcción de la autopista se ejecute el año que viene, dado que no fue incluida dentro del presupuesto de gastos del año 2012.

La autopista Luján-Junín no se construirá este año. El presupuesto diseñado por el Gobierno nacional no contempla la ejecución de esa obra en 2012, pero lo más preocupante es la ausencia de señales que muestren a ese proyecto como una prioridad en el mediano plazo.
Prueba de la aparente relegación a la que se ha visto condenada la creación de una carretera rápida entre ambas ciudades son las declaraciones de Virginia González, concejal juninense por el Frente para la Victoria, quien le dijo a DEMOCRACIA que se están encarando acciones junto a los diputados Rocío Giaccone, de nuestra ciudad, y Darío Golía, de Chacabuco, para que el tema deje de sufrir postergaciones y se incorpore a la agenda del año 2013.
González recordó que “el año pasado, Gustavo Traverso –en su campaña para intendente- planteó el tema de la autovía como una de las cuestiones de mayor trascendencia para la ciudad, incluso le trasladó la inquietud a la presidenta Cristina Fernández cuando lo recibió en la Casa Rosada, en octubre. Sin embargo, los tiempos para los proyectos en política son muy complicados y las decisiones están lejos de nosotros”.
No obstante, destacó que, más allá de las innumerables manifestaciones y reclamos que protagonizaron diferentes sectores locales y regionales para que la obra se concrete de una vez, “les estamos pidiendo a los diputados Rocío Giaccone y Darío Golía para que se hagan eco de nuestra preocupación y la transfieran al resto del Congreso”.
“Sabemos que la construcción de la autopista no está dentro del plan de infraestructura vial prefijado para este año, pero queremos trabajar para que sí lo esté en 2013”, agregó González.

Una obra impostergable

Teniendo en cuenta que hoy por hoy la Ruta Nacional Nº 7 es la segunda más peligrosa de Argentina, se impone la necesidad de mejorar su infraestructura de manera inmediata.
Desde el Gobierno sostienen que el ensanchamiento del tramo que une a nuestra ciudad con San Andrés de Giles solucionará el grave problema, pero numerosos especialistas recalcan la necesidad impostergable de una autopista.
La peligrosidad de la Ruta 7 está vinculada en gran parte a su magnitud, entiéndase por ello al tráfico que absorbe, que es tal que une a las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Luis y Mendoza. Forma parte del más importante corredor bioceánico del país y es un ramal de la carretera panamericana, que continúa en territorio chileno como Ruta CH-60.
Atraviesa el país de este a oeste, desde la capital hasta el límite con Chile, lo que implica que sea una ruta de alto tránsito de automóviles y camiones. De hecho, es la principal conexión internacional entre Argentina y el país vecino y también es utilizada para transportar por vía terrestre importantes cantidades de carga con origen o destino en Brasil, Paraguay o Uruguay.
Su traza se encuentra entre la avenida General Paz -límite entre la Ciudad de Buenos Aires y la provincia- y el túnel del Cristo Redentor, situado en la provincia de Mendoza, en el límite con Chile. Tiene un recorrido de 1224 kilómetros, de los cuales sólo poco más del 30 por ciento es autopista.
Entre las ciudades que atraviesa, figuran:
En Buenos Aires: Ciudadela; El Palomar; Haedo; General Rodríguez; Luján; San Andrés de Giles; Carmen de Areco; Chacabuco; Junín y Vedia.
En Santa Fe: Rufino.
En Córdoba: Laboulaye; General Lavalle; y Vicuña Mackenna.
En San Luis: Justo Daract; Villa Mercedes; San Luis.
En Mendoza: La Paz; Santa Rosa; San Martín; Palmira; Maipú; Guaymallén; Luján de Cuyo; Las Heras y Puente del Inca.

COMENTARIOS