“Van diez años de demora”

Osvaldo Ottaviano, uno de los impulsores del proyecto de “autopistas inteligentes” (Promitt), aseguró que está calando muy hondo el tema de que la transformación de la infraestructura vial es fundamental para revertir la situación de las rutas argentinas.
“Hay que tener una logística y una infraestructura para que los caminos se adecuen al crecimiento. Se calcula que en 2020 vamos a tener 20 millones de vehículos circulando.
No es un problema sólo de cómo están conservadas las rutas, o de los carteles que se pongan. Por más prolijo que esté todo, el peligro está ahí latente”, aseveró.
Indicó que la red troncal nacional abarca el 57 por ciento de todo el tránsito del país. Allí se produce el 75 por ciento de las muertes y de ese porcentaje, el 66 por ciento es por choques frontales.
“No son accidentes, sino siniestros, porque los accidentes son los que no pueden preverse. Si ya se están poniendo carteles de peligro por todos lados, es porque se está admitiendo que es peligroso transitar por esas rutas”, continuó.
Ottaviano destacó que por más cuidadosos que sean los conductores, son seres humanos y, como tales, son falibles. “Esto hizo que se creen autopistas inteligentes”, dijo.
El proyecto PROMITT le suma la necesidad de que se rehabiliten los ferrocarriles nacionales. De esta manera, no sólo se resolvería el problema de la siniestralidad vial, sino que al mismo tiempo se mejoraría la infraestructura.
“Ya venimos con demoras, porque esto había que haberlo encarado hace diez años.
Se necesitan 13.500 kilómetros de autopista para integrar 15.000 kilómetros. Esto puede llevar entre ocho y 10 años”, advirtió.
Por otro lado marcó que “es importante aprobar el proyecto de ley, porque el proyecto de ingeniería ya estará hecho (estudio de rendimiento, de impacto ambiental, de financiamiento, etc)”.

COMENTARIOS