RUMBO A LAS ELECCIONES

Santiago Aguiar: “La política económica del Gobierno fracasó”

El economista y dirigente del Frente Renovador de Junín reclamó al Gobierno que convoque a un acuerdo amplio para "transitar el camino de las elecciones sin más sufrimiento para las familias". Dijo que los acuerdos de precios no van a funcionar y que el problema ahora es el FMI.

En Junín rigen Precios Esenciales, Precios Cuidados y Precios Locales, ¿cree que estas medidas son efectivas contra la inflación?
-Está demostrado que los sistemas de precios congelados o precios máximos no funcionan, no solo en nuestro país, sino en el mundo, sobre todo como estrategia de control de la inflación. Precios Cuidados arrancó en el gobierno anterior, tenía cien precios, terminó teniendo al día de hoy quinientos precios, que implican la necesidad de generar una referencia al consumidor respecto al precio. En el marco de esa estrategia puede llegar a ser conducente para tener una idea de referencia, pero se transformó en una programa en el cual las marcas ya no aportaban ese producto, lo transformaron en segundas marcas a partir de los sistemáticos acuerdos con el gobierno, y el programa dejó de servir como referencia, porque tenía básicamente segundas marcas. Precios Esenciales es una canasta aún mucho más reducida, de 64 productos específicos, y lógicamente como combate contra la inflación es mucho peor de lo que teníamos antes, por lo que el destino de este programa es el fracaso. Además no tiene verduras, no tiene productos saludables, y está hecho con cadenas de supermercados que no están en todo el país, ya que no representan más del 20 por ciento del país y está focalizado en Capital Federal y el conurbano bonaerense, donde paradójicamente está la mayor cantidad de votantes.

-Los controles pueden establecer precios, pero no cantidad, es una regla básica de la economía.
-Este plan depende de una gran dificultad, que hay que saltar, que es el tipo de cambio y la inflación, que si siguen así, con este aumento de los costos va a ser muy difícil que las empresas puedan garantizar stock. O repactan el precio, que ya lo establecieron por seis meses, o no abastecen a los supermercados, y es lo que está pasando, no hay stock de productos.
El otro problema es la gran carterización que hay en la Argentina, para dar un ejemplo, el 90 por ciento de las exportaciones agropecuarias argentinas las tienen treinta empresas; la góndola de productos de limpieza está dividida en doce grandes empresas; hay tres lácteas que manejan el mercado. Si esas empresas no tienen rentabilidad, no van a abastecer, como pasaba con la leche Armonía en Precios Cuidados, estaba a 26 pesos, no había en ningún lado, repactaron la leche La Martona, que es de la misma empresa, de Mastellone, a 38 pesos, y ahora tampoco va a haber, porque no hay capacidad de producir tanta cantidad a un precio que, con el aumento de los costos, va a ser de quebranto.

-Se espera para abril una inflación superior al 4%.
-La inflación que va a haber acumulado la Argentina en los primeros cuatro meses de este año va a ser de casi un 17%, es mucho para un cuatrimestre; anualizada esta inflación da más del 56% anual. Para que baje hacen falta muchas cosas, que deje de subir el combustible, que deje de devaluarse el peso.

-¿La suba de la nafta a qué obedece?
-El mercado de los combustibles con este gobierno fue desregulado, por lo que cualquier aumento de los insumos, del petróleo, del dólar, se traslada a una suba de los combustibles. Después, creo que los precios de la canasta básica y del combustible, por el derrame que tiene sobre otros productos, deben tener un acuerdo, a partir del cual los precios no deben aumentar más de lo que la gente puede pagar. Desde que comenzó esta última crisis, en octubre del año pasado, la diferencia entre lo que aumentó la inflación y lo que subieron los salarios, es de casi diez puntos, es solo cinco meses. Y esto más grave cuando miramos a las familias que menos tienen, porque los alimentos aumentaron a una tasa del 64% interanual, mientras que los salarios de los empleados no registrados aumentaron algo más del 30%, ahí es donde los que menos tienen son los que más pierden. Este mecanismo de contención del dólar a través de la tasa y de secar la plaza de pesos, no funcionó.

-¿Cuál sería la solución?
-Argentina tiene que empezar a recuperar políticas económicas que apunten a la generación de empleo, y esto tiene que ver con el aumento de la producción y el círculo de la economía, empezar a dinamizar el empleo, la producción y el consumo, por sobre todas las cosas.

-Pero cuando bajan las tasas, enseguida sube el dólar.
-No es este el modelo, creo que el modelo de Mauricio Macri fracasó. Eso ya no hay argentino que lo discuta, más allá de la cuestión política. Este modelo tiene un punto final, ya fracasó, lo podrán llevar a la deriva hasta las elecciones, pero el gran problema y la espada de Damocles que pende hoy sobre la Argentina es el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el cual es muy difícil salir porque las decisiones de política económica en nuestro país las toma el FMI.

-Un Fondo que está preocupado porque la Argentina no pueda pagar.
-Exactamente, el problema del Fondo es cobrar, siempre fue así. Nunca va a venir el FMI a proponer políticas de crecimiento, de contención social, de ninguna manera, porque no es el objetivo del Fondo, lo que quieren asegurarse los países que lo integran es cobrar. Creo que el Gobierno se metió en un corset del que no puede salir. Por eso no estaría mal que haya un acuerdo entre sectores de la política, de la economía, representantes sociales, para hacer un acuerdo, por lo menos de mediano plazo, poder transitar el camino de las elecciones sin más sufrimiento para las familias, a las que no les importan la elecciones, porque el principal problema que tienen es, como usted dice, que a partir del día 15 del mes ya no llegan. Hay que bajar los decibeles de la discusión para escuchar ideas y tratar de llegar a acuerdos comunes.

-¿Cómo va a hacer Alternativa Federal para terciar en la grieta?
-Creo que no se va a polarizar la elección, salvo que haya algún acuerdo general en la oposición, que hoy no es demasiado visible, no se va a polarizar, la gente demanda otra cosa. El negocio de la grieta es para los que la componen, y deja afuera a muchísimos argentinos. La solución a este problema no es la grieta, sino un consenso amplio y una salida ordenada de este caos que estamos viviendo.

-El Gobierno pone en primer plano las obras, pero muchas familias no llegan a fin de mes, ¿qué va a pesar más en esta elección?
-Las obras son muy buenas, nadie va a discutir el valor de la autopista en la Ruta 7, lo mismo que el desagüe de zona norte, avenida de Circunvalación, son obras que no podría haber hecho ningún intendente, ni siquiera el actual si no hubiese tenido el apoyo de Nación y Provincia. Lo que nosotros le criticamos a Petrecca es qué pasa con el dinero de las tasas, dónde está, el mantenimiento básico, de montículos, de asfalto, de caminos rurales. Creo que este gobierno apostó demasiado a un boom de la obra pública y su propio modelo se le vino encima, la mayoría de las empresas constructoras se quedaron sin fondeo o con fondeos muy caros por las tasas de interés que el propio gobierno puso para controlar la inflación, y no pueden afrontar los costos. Entonces pasa, como pasó en Chacabuco, que una UTE que se había conformado para hacer la variante, quiebra y hay que volver a licitar, y lo mismo pasó con los PPP, con este nivel de tasas de interés es imposible cualquier análisis, porque es impagable. Al Gobierno se le vino encima su propio andamiaje. El riesgo país de mil puntos es la imagen que tiene el mundo de la Argentina, y eso no es Cristina, es Macri.

COMENTARIOS