RUMBO AL 28 DE JUNIO

Acuerdo Cívico: tensión para definir las candidaturas

La Coalición, radicales y el cobismo podrían ir con listas separadas en las secciones. Hay intensa negociación.

Elisa Carrió intervino directamente garantizando espacios. Julio Cobos también operó vía telefónica para reservar lugares expectantes para sus laderos bonaerenses. Y tampoco estuvo ajeno el presidente de la UCR, Gerardo Morales, en busca de que los tironeos que podrían conducir a la ruptura fueran cediendo en pos de la unidad. Con esa decisiva participación de la máxima dirigencia nacional, el Acuer-do Cívico pudo finalmente inscribir su alianza electoral en la Provincia no sin antes pasar por varios sobresaltos que hicieron temer por el futuro del armado del "panradicalismo".
Los esfuerzos sólo alcanzaron para eso. Porque a pesar de que la Coalición Cívica, el radicalismo y el ConFe cobista habían adelantado en la definición de algunos espacios en las listas, anoche esos avances quedaron en la nada y algunos dirigentes amenazaban con la conformación de listas colectoras en las ocho secciones electorales de la Provincia.
La situación había llegado a tal punto de tensión, que la máxima dirigencia provincial optó por tomarse el fin de semana largo como un impasse en la dura negociación, y abocarse en una primera instancia a definir la lista de diputados nacionales para la que ya hay varios nombres en danza.
Con todo, el "panra-dicalismo" a nivel provincial inscribió dos alianzas que, eventualmente, podría dar lugar a la presentación de las colectoras. Una es la Coalición Cívica y la otra, el Frente Social (integrado por la UCR, el ConFe y el socialismo). Y entre la dos, anotaron el Acuerdo Cívico y Social para los cargos de diputados nacionales.
En referencia a esta lista, la mayoría de los nombres están definidos para los primeros doce lugares, aunque todavía subsisten tironeos en torno de los espacios que le tocará a cada actor del nuevo acuerdo electoral.
Una primera aproximación ubicada en esa nómina a Margarita Stolbizer (Gen), Ricardo Alfonsín (UCR), Héctor "Cachi" Gutiérrez (cobismo) y Marcela Ro-dríguez (ARI). Luego seguirían Horacio Piemonte (ARI), Juan Pedro Tunessi (UCR), una dirigente agropecuaria de Chivilcoy impulsada por Carrió y el dirigente de extracción peronista "Lolo" Gómez, también con el aval de la líder de la Coalición Cívica. Noveno aparecería Gerardo Millman (Gen) y luego la radical María Storani. En los lugares 11 y 12 estarían dirigentes de cobismo y del intendente Gustavo Posse. Y también hay que anotar al Partido Socialista y a otro representante del agro impulsado por el grupo de Stolbizer.
El problema es que todos estos nombres buscan estar entre los primeros diez lugares de la grilla, que son considerados "seguros" para traducir en bancas en los comicios de junio. Y ese principio de ordenamiento ventilado por algunos sectores, anoche tambaleaba producto de la puja desatada entre todos los actores del armado.

Colectoras

La situación de tirantez había llegado a tal punto, que anoche se hablaba de posibilidad de colectoras en las ocho secciones electorales. La amenaza parecía parte de la pulseada por los principales espacios en las nóminas de legisladores provinciales.
En ese marco, la Coalición Cívica pretendía hacer valer "la cantidad de votos" que sacó en relación al radicalismo en las últimas elecciones como para obtener mejores lugares. También se discutían los espacios que se destinarían al cobismo en especial en las secciones Segunda y Cuarta. La UCR, en tanto, pretendía encabezar en varias regiones con el argumento de su desarrollo territorial y la "revitali-zación" del partido de los últimos tiempos.
Así, el esquema que parecía surgir como un acuerdo el miércoles por la noche se había hecho trizas ayer, aunque buena parte de la dirigencia apostaba a evitar la conformación de colec-toras que le terminaría restando chances al Acuerdo Cívico en la obtención de bancas en la Legislatura.

COMENTARIOS