SON LOS PRESTAMOS EN MORA QUE LA PROVINCIA "LE COMPRO" AL BANCO EN 2001

"Ex créditos" del Bapro: aún faltan cobrar $2.500 millones

A mediados del 2001, el esquema económico-financiero del Estado bonaerense se sacudía con una operación singular, al pagarle al Banco Provincia 1.100 millones de dólares (unos 3.400 millones de pesos al cambio actual) por un paquete de más de 25 mil créditos que la entidad bancaria había concedido y acumulado como virtualmente incobrables.

Y a siete años de aquella operación, la Provincia aún tiene pendientes de cobro unos 16 mil préstamos por un monto cercano a los 2.500 millones de pesos.
Así surge de información oficial y extraoficial obtenida sobre el estado del "Fideicomiso de Recuperación Crediticia" que se creó para que la Provincia cobre esos préstamos originalmente otorgados por el Banco y que ahora son de su "propiedad".
En el 2001, el Banco Provincia había acumulado 25.130 préstamos, por un total de 1.320 millones de dólares (unos 4.000 millones de pesos al cambio actual), clasificados entre las categorías tres y seis, esto es, con muy alta mora en los pagos o directamente considerados por la entidad como incobrables.
Los titulares de esos préstamos habían acumulado muchas cuotas impagas -o directamente no habían abonado ninguna- por una razón "sencilla": la mayoría de los créditos habían sido otorgados sin que la entidad tomara las debidas garantías reales, para poder ejecutarlas y cobrar igual los montos prestados en caso de incumplimiento de los deudores.
Muchos de aquellos créditos habían sido otorgados por sumas millonarias a empresas conocidas sin avales ni garantías de ningún tipo, en operaciones escandalosas que luego se convirtieron en noticia por esas características.
La incidencia de esos créditos en el estado general del Banco y la gravedad de la situación que por eso afrontaba la institución, quedó reflejada en que el Estado bonaerense debió ir en su auxilio y entregarle un bono, por 1.100 millones de pesos-dólares, con el que le "compró" los préstamos que la entidad no podía cobrar, en los mismos días en que la situación de la Provincia tampoco era precisamente la mejor.
Crisis sobre crisis

Es que, por sendos proyectos presentados por el entonces gobernador Carlos Ruckauf, la Legislatura sancionó en aquellos días de julio de 2001 dos leyes. Una dispuso que, como se dijo, el Estado bonaerense le entregara al Bapro un título de deuda pública por 1.100 millones de pesos-dólares. La otra, autorizó al Poder Ejecutivo a empezar a emitir una seudomoneda propia, los patacones, porque ya no tenía fondos, ni posibilidades de tomar crédito, para pagar desde los sueldos hasta a los proveedores.
Luego, como bien se sabe, llegó la crisis económica y financiera de fines de aquel año que alcanzó a todo el país. Y la Provincia recién creó en febrero del 2003 el Fideicomiso de Recuperación Crediticia, el organismo que, integrado por representantes del Ejecutivo y de la Legislatura, se ocupa desde entonces de cobrar, para el Estado bonaerense, aquellos préstamos.
Para llevar adelante esa tarea, el Fideicomiso está autorizado, por la misma ley que dispuso el saneamiento del Bapro a costa de la Provincia, a pactar con los deudores recálculos de las deudas, aplicar quitas, extender los plazos de pago y otorgar diversas facilidades a los deudores, en pos de recuperar los fondos originalmente prestados por el Banco. Así, por ejemplo, se tomaron como pago bonos públicos a valor nominal.

Montos recuperados

De acuerdo a información oficial hasta el 30 de junio último, el Fideicomiso recuperó créditos por unos 1.505 millones de pesos, de los cuales 1.054 millones fueron cobrados efectivamente y 451 millones corresponden a cobros pendientes de refinanciaciones otorgadas. Ese paquete involucra a unos 10.100 deudores y el 67% de los créditos corresponde a operaciones quirografarias sin garantía real.
En ese marco, las autoridades del Fideicomiso proyectan un recupero de 210 millones de pesos al cierre de este año. Y señalan que, mediante colocaciones financieras de los fondos, venta de bienes y otras operaciones, se obtuvieron ingresos, desde que se creó el organismo, por 82 millones de pesos.
En cuanto a la cancelación de estos créditos o el pago de los anticipos de las refinanciaciones a través de la entrega de títulos públicos por parte de los deudores, se indicó que el 73,3% del total de las cobranzas se ha concretado mediante bonos.

Tercerización

El Fideicomiso abrió recientemente un reempa-dronamiento de agencias de cobranzas de créditos, en el marco de una política de tercerización de la tarea de recupero de los préstamos a través de esas agencias o de estudios jurídicos, que comenzó a aplicarse en octubre de 2005, y que concentran actualmente un universo de unos 15 mil deudores, esto es, prácticamente la totalidad de quienes aún no han regularizado su situación. El monto que involucra ese "saldo" no fue suministrado oficialmente, pero en fuentes extraoficiales se supo que ronda los 2.500 millones de pesos.
Según se indicó, a través de esa tercerización se recuperaron hasta ahora los créditos de 3.980 deudores, de los cuales 1.366 se concretaron en el segundo trimestre de este año.
Vale señalar, por último, que del total de ingresos registrados hasta la fecha, 45 millones se destinaron al funcionamiento del Fideicomiso, 1.000 millones fueron a las arcas del Estado bonaerense y 45 millones se abonaron por la gestión de las cobranzas.

COMENTARIOS