Empezó el primer juicio oral a Cristina Kirchner por corrupción

Empezó el primer juicio oral a Cristina Kirchner por corrupción

La expresidenta está sentada por primera vez en el banquillo acusada de haber favorecido al empresario detenido Lázaro Báez con la adjudicación de 51 obras públicas por $46.000 millones.

Luego de varias idas y vueltas, este martes arrancó el primer juicio oral contra la expresidenta Cristina Kirchner, su ministro de Planificación Julio De Vido y otros once acusados de formar una presunta asociación ilícita que favoreció al empresario Lázaro Báez, con la adjudicación de 51 obras públicas por $46.000 millones de pesos.

La flamante candidata a vicepresidenta llegó a 11.36 a los Tribunales Federales de Comodoro Py y aunque se suponía que estaría en primera fila de la Sala AMIA, finalmente se sentó en la última.

Los primeros asientos estuvieron ocupados por Lázaro Báez, Julio De Vido y Carlos Kirchner, entre otros. Pasadas las 12, el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 abrió la primera audiencia por el reparto de licitaciones de obras viales a favor del dueño de Austral Construcciones entre 2004 y 2015.

El último intento por demorar el proceso se desbarató este lunes cuando el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 rechazó las recusaciones contra dos de los tres jueces que integran el tribunal que habían presentado los abogados de Lázaro Báez.

La solicitud no fue aceptada por considerarse que no introdujeron ningún “elemento novedoso que justifique” el apartamiento de los magistrados Rodrigo Giménez Uriburu y Adriana Palliotti, quien actúa como cuarta jueza en el Tribunal en caso de ser necesaria una suplencia.

La senadora nacional y precandidata a vicepresidenta afrontará desde las 12 el primer juicio ante el Tribunal Oral Federal 2. El proceso se extenderá por casi un año y contará con la declaración de unos 160 testigos.

Se prevé que los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu inicien el debate oral con la lectura de los requerimientos de elevación a juicio de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, de los dos organismos querellantes, la Oficina Anticorrupción y la Unidad de Información Financiera, y el auto de elevación del juez de instrucción Julián Ercolini. Esta lectura demandará unas cuatro audiencias, desde este martes y luego todos los lunes.

Cuatro de los 13 acusados, De Vido, el exsecretario de Obras Públicas José López, el primo del expresidente Néstor Kirchner, Carlos Kirchner, y Báez serán trasladados desde los penales en que se encuentran detenidos e ingresarán directamente a la sala junto a personal del Servicio Penitenciario Federal.

Una vez allí, serán los jueces los encargados de definir en qué lugar se sentará cada acusado, junto a sus abogados defensores en la sala de audiencias.

Cabe destacar que la asistencia de los procesados es obligatoria en la etapa de lectura de las acusaciones, declaraciones indagatorias y al final del debate, para alegatos y veredicto.

Una vez finalizada la etapa de lectura de los requerimientos de acusación, se dará paso a las llamadas “cuestiones preliminares”. Allí se espera que las defensas intenten suspender el juicio al plantear nulidades vinculadas a la falta de resolución por parte de la Corte Suprema, de ocho recursos de queja planteados contra decisiones del Tribunal Oral.

Todos los planteos deberán ser respondidos por el fiscal del juicio, Diego Luciani, y las querellas, y luego serán resueltos por el Tribunal.

Para el segundo semestre se prevé que comiencen las declaraciones de testigos con unos 160 convocados, entre ellos los exjefes de gabinete Alberto Fernández, Juan Manuel Abal Medina, Aníbal Fernández, Jorge Capitanich y Sergio Massa; el exsecretario Legal y Técnico de la presidencia Carlos Zannini; y el valijero arrepentido Leonardo Fariña.

Además se citará a empresarios como Ángelo Calcaterra, Carlos Wagner, Juan Chediak, Enrique Eskenazi y Eduardo Eurnekian.

COMENTARIOS