Gianfranco Ottaviani junto al arquero Cesar Vallejos (Foto: La Posta del Noroeste).
Gianfranco Ottaviani junto al arquero Cesar Vallejos (Foto: La Posta del Noroeste).
FÚTBOL

“Me quedaron muchas ganas de jugar en Sarmiento, pero hoy solo pienso en El Linqueño”

Así lo aseguró Gianfranco Ottaviani, el delantero que hoy es figura en el Albiazul de Lincoln.

“El Colo la está rompiendo”, dicen en Lincoln. Sobre todo los hinchas de El Linqueño que el domingo gracias a su gol festejaron la victoria ante Rivadavia (L) en el gran clásico que tiene la vecina localidad.
El “Colo” es Gianfranco Ottaviani, aquel delantero que Gabriel Schürrer hizo debutar en Sarmiento en un partido por la Copa Argentina, donde el Verde cayó ante Los Andes, en el Estadio de Arsenal.
Hoy, el pibe de Arrecifes es el “9” titular de El Linqueño, uno de los mejores equipos que tiene el Torneo Regional. En esta campaña, el conjunto de Lincoln de nueve partidos disputados ganó ocho (incluyendo los dos clásicos) y empató el restante.
En los dos triunfos contra su clásico rival, Ottaviani convirtió. Por eso también dicen que el “Colo está intratable”.
En diálogo con Democracia, el atacante de 22 años aseguró que en Sarmiento, dueño de su pase, le quedaron ganas de jugar pero que hoy solo piensa en El Linqueño.

- ¿Cómo se dio tu llegada a El Linqueño?
- En Sarmiento estaba haciendo la pretemporada y veía que estaba muy tapado. La verdad es que yo tenía muchas ganas de jugar y por eso comencé a analizar posibilidades. Fue una decisión mía. Tuve varias ofertas de clubes de la zona, hasta que finalmente me decidí por El Linqueño. Cuando llegué me di cuenta de que había llegado a un club grande de la zona y hoy la verdad es que disfruto al máximo estar acá.

- ¿Cómo fue la adaptación?
- Sobre todo me encontré con gente muy buena. Me trataron muy bien desde el comienzo y como te dije anteriormente me sorprendió la magnitud del club, lo ordenados que estan. Por suerte en lo deportivo nos fue muy bien. De nueve partidos ganamos ocho y empatamos uno. Ganamos los dos clásicos. Clasificamos y estamos muy ilusionados con llegar hasta el final del Regional.

- Mencionabas el clásico y te tocó convertir en ambos partidos.
- Sí, gracias a Dios se me dio. En cancha de Rivadavia ganamos 3 a 1 y de local fue 1 a 0. Es un clásico muy especial, se vive con mucha alegría y también con mucha pasión. Ya durante la semana hay un lindo clima. Mucha euforia. Nosotros apostamos a conseguir un buen resultado y por suerte se nos dio en las dos canchas.

- Disfrutás de un buen presente pero supongo que también soñás con un futuro ¿Te gustaría volver al Verde?
- Estoy a préstamo hasta que termine el Torneo Regional. Ojalá que con El Linqueño logremos los mejores resultados. Después tengo que volver a Sarmiento y ahí se verá. En Sarmiento tengo contrato hasta junio de 2020. Veremos qué pasa. Lógicamente me gustaría tener la posibilidad de volver a jugar con esa camiseta pero bueno, para eso falta, hoy estoy muy cómodo en El Linqueño. Es cierto que me quedaron muchas ganas de jugar en Sarmiento pero hoy solo pienso en El Linqueño.

- Se viene la mejor parte del Regional, la definición.
- Sí, nosotros tenemos la ventaja de definir de local, eso es importantísimo. Veremos qué equipos nos toca. Acá la gente y nosotros estamos muy ilusionados.

- ¿Seguís la campaña del Verde?
- Sí, claro. El fin de semana quedó libre y por suerte Sarmiento pudo mantener el liderazgo. Mi deseo es que el equipo logre el ascenso. Tengo muchos amigos que están jugando y la verdad estoy muy contento por el buen presente. Con algunos nos escribimos en estos días así que aprovecho también para saludarlos. También en estos momentos, cuando las cosas salen un poco bien, uno se acuerda mucho de la familia que siempre está, así que también el saludo y el agradecimiento es para ellos.

COMENTARIOS