Joaquín De la Torre encabezó el acto de inauguración junto a Claudio Rossi.
Joaquín De la Torre encabezó el acto de inauguración junto a Claudio Rossi.
VISITA OFICIAL

Joaquín De la Torre visitó Rojas e inauguró obras junto al intendente

El ministro de gobierno provincial llegó a la ciudad para encabezar el acto de habilitación del nuevo puente sobre el arroyo Saladillo de La Vuelta. Además, recorrió la localidad de Carabelas junto a Claudio Rossi.

Quedó inaugurado el puente sobre el arroyo Saladillo de La Vuelta y el acto contó con la presencia del ministro de gobierno de la provincia de Buenos Aires, Joaquín De la Torre, quien acompañó al intendente local, Claudio Rossi y al secretario de Obras y Servicios Públicos, Daniel Boyeras, entre otros funcionarios. El nuevo puente conecta, mediante los caminos rurales 276 y 277, a la Ruta Nacional 188 y la Ruta Provincial 31, se trata de un camino clave para la logística productiva agrícola ganadera de la zona.
Si bien el puente se encuentra fuera del casco urbano, es una obra clave ya que los productores rurales no tendrán la necesidad de entrar a la ciudad o llegar hasta la Ruta 31 para pasar de un sector a otro en tiempos de crecida del río. El acto estuvo encabezado por el intendente de Rojas, Claudio Rossi, el ministro Joaquín De la Torre, funcionarios municipales y varios productores rurales que se acercaron al puente para vivir el esperado momento. El ministro Joaquín De la Torre agradeció su presencia a los productores y reconoció que “la infraestructura nacional está en deuda con el sector agrícola, ya que tiene en claro que el campo mueve millones de dólares y, en muchos casos, los caminos no están en las mejores condiciones”.


Por su parte, el intendente Rossi resaltó la actitud de los productores y dijo que “debería ser copiado por el resto de la comunidad, arriesgar en positivo, como es la vida, para ir hacia adelante; este puente se pudo hacer gracias a la buena predisposición de la gobernadora, que tiene intenciones de devolverles a los productores algo del esfuerzo que hacen: este puente une”. Los caminos 276 y 277, previo a la obra, estaban conectados por un alcantarillado que permitió salir del paso en un momento crítico debido al exceso hídrico. A partir de ahora, se brindará una solución de fondo, porque el paso ya no se cerrará por la crecida del río y, en este sentido, favorecerá a los productores de Rafael Obligado, La Beba y Sol de Mayo. La obra requirió una inversión de fondos provinciales por $14.467.198,50 y la empresa contratista fue GyC Construcciones.


El puente se construyó en un lapso de trabajo de diez meses y tiene, aproximadamente, cuarenta metros de luz y apoyos intermedios. Se trata de un puente losa, con estribos cerrados para la contención de los terraplenes y trajo aparejada una obra de terraplén del camino que lleva el sector. En toda la parte baja de este camino, que tiene cerca de 900 metros de largo, se produjo el alteo para llevar a la cota que tiene el puente, cota que se previó para salvaguardar el paso aún en situaciones de crecida del arroyo. La obra se ejecutó de una sola etapa y se desarrolló en tiempo y forma.
“Fundamentalmente va a favorecer al sector que está hacia el sur y hacia el oeste, genera una importante mejora porque el tránsito pesado, ante un corte de este paso, se debía derivar al área urbana y tenían que circular los camiones por adentro de la ciudad, con todos los riesgos e inconvenientes que eso trae aparejado, porque no hay otra posibilidad que atravesar el río Rojas por el puente de la RN 188, llegar al área urbana y dar toda la vuelta”, señaló Boyeras.

COMENTARIOS