EN MEDIO DE LOS ACUERDOS ELECTORALES

Se abre el mercado de pases en la Legislatura bonaerense

Los realineamientos políticos provocarían el salto de bancada de varios diputados y la desintegración de un bloque.

El acuerdo electoral que sellaron días atrás el jefe de Gobierno porteño y líder del Pro Mauricio Macri y Elisa Carrió agitó el escenario bonaerense y produjo movimientos en la Legislatura que se traducirán en un reordenamiento de los bloques que afectará tanto al Frente Renovador como a otras bancadas del peronismo opositor.
En medio del receso de las tareas legislativas, la actividad en las cámaras parece estar concentrada en lo estrictamente político. Y especialmente en las negociaciones de cara a las elecciones, donde muchos se juegan su futuro político y la continuidad en las bancas luego de 2015.
Los realineamientos tienen por ahora como escenario principal la Cámara de Diputados, pese a que en el Senado también hay versiones sobre pases de legisladores.
En la Cámara baja, en efecto, hay un bloque que podría llegar a desaparecer como tal. Se trata de la bancada de Unión Celeste y Blanco, que originalmente respondía al liderazgo de Francisco De Narváez.
El espacio está conformado hoy por cinco diputados, ninguno de los cuales hoy parece alineado con el “Colorado” en su apuesta electoral para dar pelea en las primarias del Frente Renovador con el objetivo de competir por la Gobernación.
A finales de año, dos de ellos, Mauricio D’Alessandro y Guillermo Britos, anunciaron su pase al massismo, poco antes de que el propio De Narváez hiciera lo propio. Con lo cual, se estima, podrían desembarcar formalmente en el bloque del Frente Renovador que conduce Jorge Sarghini.

Al macrismo
En tanto, los diputados Héctor Gay y Santiago Nardelli, ambos de Bahía Blanca, encabezan por estos días una movida tendiente a dar una representación en la Cámara baja de quien ahora es su referente político, Mauricio Macri.
Fuentes legislativas destacaron que las negociaciones parecen encaminadas a la conformación de un bloque propio que no llevaría el nombre del PRO, sino otra denominación y cuya presidencia quedaría en manos de Gay.
Al nuevo espacio, claro, se sumaría el principal referente del macrismo en Diputados, Orlando Yans, quien dejó la bancada del massismo para respaldar la candidatura presidencial del alcalde porteño y que ahora integra un monobloque. Yans tiene como terminal de conexión dentro del Pro al presidente de Boca Juniors Daniel Angelici y al intendente de Vicente López Jorge Macri.
En ese marco, la nueva bancada se robustecerá en número ante el seguro desembarco en el nuevo espacio del diputado Walter Carusso, quien responde políticamente al intendente de San Isidro, Gustavo Posse.
Posse está terminando de definir por estos días su alejamiento definitivo del Frente Renovador de Massa para alinearse a Mauricio Macri. Y, en ese marco, su alfil en la Legislatura seguiría el mismo camino.

Al oficialismo

Finalmente, el último representante de las huestes del “Colorado”, el diputado Fernando Rozas, también quedó envuelto en medio de versiones. Es que, pese a ser el apoderado legal del partido Unión Celeste y Blanco, Rozas tiene como referente al ex diputado denarvaísta Gustavo Ferrari, quien ahora se desempeña como Asesor General de Gobierno de la Provincia.
Pese a que Ferrari era uno de los hombres más cercanos políticamente a De Narváez, hoy está enrolado en el sciolismo y cada vez más lejos de su antiguo referente político. En ese marco, en la Cámara de Diputados muchos apuestan a un desembarco futuro de Rozas al bloque del Frente para la Victoria.
En ese movimiento, el que resultaría beneficiado sería el oficialismo, sobre todo si logra cerrar el “pase” de Rozas.
Luego de sumar la semana pasada al diputado Mariano San Pedro, quien decidió dejar el bloque del Frente Renovador y pasarse al Frente para la Victoria, el bloque que conduce el kirchnerista Fernando “Chino” Navarro quedó a poco de conseguir quórum propio.

COMENTARIOS