None
EN LA PROVINCIA

Duplican el valor del adicional de policías que trabajan en hospitales

Capacitarán a los efectivos para abordar los hechos de violencia en guardias y servicios de emergencia de la Provincia. Habrá un coordinador de Seguridad que decidirá los pasos a seguir en situaciones críticas y activará el botón antipánico.
Los ministros de Salud, Alejandro Collia, y de Seguridad, Alejandro Granados, anunciaron, durante una reunión con representantes de la Cicop, un incremento de 18 a 35 pesos de las llamadas ‘horas Polad’, que son las adicionales que cobran los más de 800 efectivos policiales que trabajan en establecimientos sanitarios de la Provincia.
El encuentro, que tuvo lugar en Ezeiza, forma parte del trabajo de la Mesa Intersectorial para Hospitales Libres de Violencia, que coordina el trabajo de Salud, Seguridad y ocho gremios vinculados a la salud pública.
La decisión del aumento rejerarquiza el trabajo de los policías de hospitales y reconoce que afrontan un riesgo por la función que desempeñan.
En la reunión también se decidió crear la figura de un coordinador de Seguridad en los próximos 30 días, que cumplirá un rol clave en la toma de decisiones. Por otra parte, se evaluó conveniente reubicar los botones antipánico, que pasarán de los servicios guardia a sectores específicos de seguridad.
“El año pasado hicimos un diagnóstico de la situación y comenzamos a planificar acciones muy concretas para enfrentar el fenómeno de la violencia en los hospitales”, explicó Collia. Entre ellas mencionó, además de los botones en más de 60 establecimientos, nuevas normas para controlar los ingresos y egresos de pacientes y familiares, la creación de la figura del cuidador hospitalario y estrategias de comunicación para mejorar el trato entre el equipo de salud y los usuarios.
En las últimas semanas, referentes de Salud y Seguridad iniciaron una ronda de reuniones en las Departamentales para poner al tanto a los jefes de departamento, de las distritales y a los comisarios sobre el rol que se espera de los efectivos policiales en el plan de prevención de la violencia.
“Comenzamos por la departamental de Lanús y ayer fuimos a Mar del Plata ya que el diálogo directo y la capacitación de los policías fue uno de los puntos consensuados por la Mesa Intersectorial”, explicó la abogada Cecilia Pozzo, coordinadora del Programa de Prevención y Asistencia Médico Legal en Salud.
Los ministros Collia y Granados, el viceministro Sergio Alejandre, Pozzo y los referentes de Cicop, Viviana García, Fernando Corsiglia y Guillermo Pacagnini, consideraron “positivo y motivador jerarquizar el trabajo de los policías en los hospitales”, y coincidieron en que trabajar en ámbitos sanitarios implica riesgos que antes no se contemplaban, como las eventuales agresiones físicas o con armas por parte de familiares o allegados de los pacientes.
Por su parte Granados agregó que “la presencia de los policías resulta fundamental para controlar algunas situaciones de extrema violencia que, en general, ocurren en los servicios de guardia; y esperamos que el aumento sea motivador”. Agregó que, además, se capacitará a los efectivos para que conozcan el plan de acción que ya se puso en marcha en los hospitales, para que sepan cómo actuar, cuándo pedir refuerzos y cómo comunicarse, tanto con el equipo de salud como con los usuarios del hospital público.

Cambio cultural

Los referentes de Salud y de los gremios reconocieron que, además de tomar medidas que protejan al personal de actos vandálicos, también es necesario trabajar para mejorar el trato de los profesionales, técnicos y empleados hospitalarios entre sí y con la comunidad. La iniciativa forma parte de las políticas de Maltrato Cero, que impulsa el gobierno provincial en su conjunto.
“Todos tenemos que cumplir un rol activo para evitar la agresividad y la violencia; y de parte de los trabajadores es muy importante la escucha, el respeto y el buen trato para con las personas que atraviesan un momento de sufrimiento porque les falta salud”, enfatizó Collia.
En el mismo sentido expresó que se requiere un “cambio en la cultura hospitalaria que lleva tiempo, y que requiere del compromiso de todos para que el hospital sea un lugar amigable, porque eso también hace a la calidad de la atención. 

COMENTARIOS