Una multitud acompañó la misa convocada por la dirigencia sindical que bajo el lema “Pan, paz y trabajo”.
Una multitud acompañó la misa convocada por la dirigencia sindical que bajo el lema “Pan, paz y trabajo”.
MOYANO ORGANIZÓ UNA MISA EN LUJÁN POR “PAN, PAZ Y TRABAJO”

La Iglesia pidió cambiar el modelo económico

Monseñor Radizzani cuestionó el “sistema de avaricia” que impera en el país y también se criticó al Poder Judicial que “desecha la presunción de inocencia”.

Junto a sindicalistas, legisladores e intendentes del PJ, el líder camionero, Hugo Moyano, encabezó ayer sábado una movilización a la Basílica de Luján bajo el lema "Paz, pan y trabajo", tras la cual la Iglesia subrayó que "ninguno de los problemas se puede resolver sin la interacción entre el Estado y el pueblo" y llamó a reconocer la "sana interdependencia" si se quiere lograr "un cambio positivo".
En medio de la dura situación social y con un creciente acercamiento a la Iglesia, el ex secretario general de la CGT realizó una demostración de fuerza, pero sin pronunciar una palabra: el único "orador" fue el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, que estuvo a cargo de la homilía en la misa ecuménica.
Acompañado por integrantes del Frente Sindical para el Modelo Nacional, como Sergio Palazzo, Ricardo Pignanelli, Hugo Yasky, Roberto Baradel y Walter Correa, el referente opositor culminó una semana que lo tuvo junto a su hijo Pablo Moyano como protagonistas de la agenda política, luego de que un fiscal pidiera la detención del secretario adjunto de Camioneros y un juez rechazara esa iniciativa.

“No nos dejemos robar”
Ante la atenta mirada y escucha de sindicalistas, legisladores e intendentes del PJ, el arzobispo de Mercedes-Luján concluyó sus palabras citando al papa Francisco: "No nos dejemos robar el entusiasmo. No nos dejemos robar la esperanza. No nos dejemos robar la alegría permanente. No nos dejemos robar la comunidad".
Radrizzani, dirigiéndose a los gremialistas dijo que “quiero felicitarlos que construyan una alternativa humana a la globalización excluyente. Que Dios les dé coraje, perseverancia y pasión para seguir sembrando". Y agregó: "Existe un sistema de avaricia, el sistema financiero es su máxima expresión".
Luego, pastores y sacerdotes leyeron en conjunto una oración ecuménica en la que pidieron el cambio del modelo económico. "Que tanto el oficialismo como la oposición cambien el modelo económico y convoquen a un acuerdo social", sostuvieron. En la oración ecuménica que leyeron también dijeron: "Sufrimos un poder judicial que cree que hacer justicia es desechar la presunción de inocencia". A lo que el público respondió con aplausos.

Mensaje para Macri

"Es una movilización distinta a la que estamos acostumbrados todos los días. La Iglesia dio un mensaje a los trabajadores en esta situación tan delicada que están viviendo millones de argentinos con un modelo económico que sigue excluyendo. Ojalá que la homilía sea escuchada por el presidente Mauricio Macri y dé respuesta a los problemas de la gente", subrayó Pablo Moyano.

El dirigente opositor señaló que se trató de "un discurso muy fuerte en lo político, porque la Iglesia sigue estando al lado de los que más sufren".

COMENTARIOS