Es el más importante

Cuando Bayern Munich perdió la final de la edición 2010, ante el Inter de Mourinho, en el Bernabéu, Ribery no pudo estar. Una espina que el habilidoso no logra olvidar y que busca quitarse. "Fue algo difícil para mí. Además, este año tenemos la ocasión de jugar la final en nuestro estadio. Para nuestros aficionados sería grandioso lograrlo", se ilusionó el jugador y cerró con un "es el partido más importante de mi vida".

COMENTARIOS