RUPTURAS MATRIMONIALES

Especialistas juninenses explican cómo salir adelante tras un divorcio

¿Cómo se rearma la vida después de una separación? La vida sigue, pero ¿cómo?

La conexión emocional y la sensación de dependencia en una pareja muchas veces llega a ser tan grande que sólo se toma conciencia de ello cuando se provoca la ruptura, cuando nos damos cuenta que todo terminó.
Procesar ese momento, darse cuenta, es parte de ese proceso de ruptura que suele ser más largo de lo que quisiéramos, porque suele ser el más duro.
¿Cómo podemos salir adelante y reponernos ante un cambio tan radical en nuestras vidas?
Dos profesionales de nuestra ciudad hablan del tema y dan su opinión.

Romper viejos modelos

Aunque hablar de divorcio no asombre a nadie, vale recordar que socialmente traemos conceptos arraigados sobre la unión que desde hace varios años han ido cambiando.
“Nuestros padres, abuelos, nunca pensaban en el divorcio ya que el matrimonio era para toda la vida, aún siendo infelices”, explica la psicóloga juninense Graciela Elizabeth Ruiz. “La familia tenía que estar unida pese a todo, no había salida en caso de problemas matrimoniales graves”.
Pero los cuestionamientos y cambios de ideas en la sociedad posmoderna derivaron en un quiebre de esas estructuras que parecían firmes, aunque no por ello las cosas resultan menos difíciles.
“La sociedad se fue complejizando, hubo un cambio de pensamiento en torno a estas situaciones, se fueron igualando los derechos de los miembros de la familia y se valorizó más el rol de cada integrante. Así fue que se entendió que era posible salir del sufrimiento que generaba una mala relación de pareja y que dañaba tanto a los hijos”, explica Ruiz.
“Las parejas comienzan a replantearse su situación y en muchos casos deciden separarse”, afirma la profesional.
Decisión que implica mucho más que poner punto final a una relación sino terminar con una vida de unión que dejará sus huellas en cada ser humano. Y todo ello se verá plasmado en la etapa de divorcio.
Si bien no hay recetas a seguir, desde el aspecto legal se puede decir que hay formas de que una separación se pueda llevar adelante de la mejor manera.
“Creo que actualmente hay muchas parejas que se divorcian por mutuo acuerdo, más que las que lo hacen de forma contradictoria”, explica la doctora Agustina Ratto, abogada de nuestra ciudad. “Es más simple, más rápido y si están dadas las condiciones que impone el Código Civil para acceder, considero que es hasta menos traumático para la pareja y para sus hijos, en caso de que los tengan”.
Es que como dice Ruiz, “todos merecemos nuevas oportunidades de ser felices para poder así hacer vivir una vida digna a los hijos. Porque un niño sufre mucho cuando vive en un ambiente hostil, con padres que discuten y ya no se aman. Muchas personas piensan que es mejor una buena separación que un mal matrimonio”.
“Siempre es dolorosa una separación, es un duelo, es una pérdida de ilusiones, proyectos, de no ver más a la persona amada”, afirma Ruiz.
Pero será necesario buscar la mejor forma de estar bien y apoyarnos en lo que contribuya a que eso ocurra.

Los hijos a resguardo

Si bien no pueden estar ajenos a la realidad de la pareja que conforman sus padres es conveniente que los hijos estén al margen de las situaciones que sólo provocarán dolor. Es importante que no se los convierta en rehenes ya que ellos tienen su propio sufrimiento.
“Para los hijos, ver a sus padres distanciados es doloroso. Pero siempre hay un tiempo de comenzar de nuevo, de tener una persona al lado que comparta los sueños, los proyectos, la vida. Hablar con ellos es muy importante, explicarles dentro de lo que pueden entender a su edad que por más que los padres se separen, de ellos nunca lo van a hacer”, explica Ruiz.
Desde la Justicia, el Juzgado de Familia donde tramitan las causas de divorcio promueve sus propios cuidados para proteger a los hijos.
“El Juzgado de Familia siempre trata de resguardar a los niños y apartarlos de lo que es un divorcio, entendiendo que el trámite judicial de divorcio pertenece a los padres y no a los hijos”, explica la letrada Ratto. “Igualmente para los casos en que los niños se encuentran “atrapados” en esa crisis que atraviesan los padres, hay herramientas y especialistas -psicólogo, asistente social, psiquiatra y demás profesionales- para tratar de evitar que el niño padezca el trámite judicial”.
En tal sentido la profesional entiende que “debe tenerse en cuenta la actitud de los padres frente a la intervención o no de sus hijos en estas cuestiones ya que en la mayoría de los casos son ellos quienes interponen a sus hijos en este tipo de procesos”.
“Es importante que los padres no cometan el error de hablar mal del otro a sus hijos”, aconseja la psicóloga Ruiz. “Esto se denomina Síndrome de Alienación Parental y se da cuando uno de los progenitores descalifica, humilla al otro delante de los chicos para ganarse el amor de ellos. Lo único que se gana es dañar el psiquismo del niño y esto le va a traer consecuencias en el futuro, en sus relaciones. Primero con sus amigos y luego con su futura pareja”.
Desde el aspecto legal, la Dra. Ratto considera que “con la colaboración del Juzgado, de las dos partes y de los letrados puede darse un divorcio que se parezca efectivamente a un trámite judicial y no a una “batalla campal”.

Sanar y recomenzar

Sobreponerse a una separación y atravesar un divorcio será siempre una situación compleja, mucho más cuando los sentimientos persistan pero vale recordar que siempre se puede volver a empezar y a eso estamos en cierta forma destinados, a reponernos.
“Cada uno rearmará su vida como pueda, no hay sólo una forma, esto depende de los recursos internos que se tengan. Es sano dejar lo que daña y comenzar de nuevo. Hay caminos que sólo se encuentran después del dolor, caminos de paz y esperanza junto a personas que comparten valores similares”.

COMENTARIOS