Los fuertes aumentos se suceden desde diciembre.
Los fuertes aumentos se suceden desde diciembre.
DESDE AYER

Los combustibles registraron un nuevo incremento que ronda el 4,5 y el 5% en Junín

El litro de nafta súper en YPF ahora cuesta $988 -estaba en $944- y el de Infinia saltó a $1.180 -se pagaba $1.127-. Con esta suba se cumpliría con el tramo de la “corrección impositiva” que se completaría el 1° de mayo.

Tal como se esperaba, desde el primer minuto de ayer los precios de los combustibles sumaron un nuevo aumento y de a poco el litro de nafta Súper se acerca cada vez más a los $1.000, mientras que las Premium lo superaron largamente. 

Este nuevo aumento -el anterior fue el 2 de marzo- responde a la actualización de los impuestos al combustible líquido (ICL) y al dióxido de carbono (IDC) dispuesta por el gobierno de Javier Milei.

El aumento es del orden del 4,5 y el 5%, dentro de lo que se había indicado, y así el litro de nafta súper en YPF ahora cuesta $988 -estaba en $944- y el de Infinia saltó a $1.180 -se pagaba $1.127-. 

Respecto del gasoil, en la petrolera nacional, que controla la mayor parte del mercado, el Diésel 500 pasó de $986 a $1032, mientras que quien quiera cargar Infinia Diésel tendrá que pagar el litro a $1.200 contra $1146  que costaba hasta el domingo. 

Incremento “por impuestos”

Con la nueva actualización ordenada por el Gobierno a partir de los impuestos al combustible, se preveía una suba de entre el 4,5 y el 5 por ciento. 

En Junín, la variación de los precios desde ayer en las pizarras de las estaciones de servicio YPF representan valores más cercanos al 5%.

El incremento de los combustibles estaba previsto y se había anunciado la semana pasada.

Con esta suba se cumpliría con la “corrección impositiva” que se completará el 1 de mayo, para luego en junio volver a actualizarse de acuerdo con el índice de Precios al Consumidor del Indec del primer trimestre de 2024, de acuerdo con la legislación del tributo que establece pauta trimestral. 

El impuesto a los combustibles fue creado por ley en 1998 y durante la gestión de Mauricio Macri se dispuso su actualización en forma trimestral, ajustado por la inflación oficial, aunque en 2019 se postergó.

Desde julio de 2021 quedó congelado bajo la gestión de Alberto Fernández, hasta que el gobierno de Javier Milei lo volvió a actualizar en marzo pasado.

Subas acumuladas

Durante 2023, excepto en el mes de octubre, el combustible registró incrementos todos los meses:

En enero tuvo un aumento del 4%; en febrero, del 3,5%; en marzo subió un 4,2%; en abril, un 2,6%; en mayo, un 5%; en junio, un 4%; en julio tuvo una suba del 3%; en agosto, del 2%; en septiembre, del 1%; en noviembre, del 1%, y en diciembre, del 2%. 

En lo que va de 2024, las subas se registraron en enero con un 26%; en febrero, con un aumento del 6,5%, que incluyó una actualización impositiva; en marzo, una suba del 4,5%, y en abril, el nuevo aumento que oscila entre el 4,5% y el 5%. 

Es decir que hasta el momento el aumento de los combustibles acumula un 69,30% desde enero 2023, y si se suma el que rige desde ayer, sube en torno al 74%.

Caída de las ventas

Desde mediados de diciembre, los aumentos de combustibles fueron significativos de acuerdo con las distintas ciudades del país y producto.Esto contribuyó a una fuerte baja de la demanda en enero, que registró caídas de hasta 25% en los productos premium de algunas compañías. 

En ese primer mes las ventas totales de naftas y gasoil registraron unos 1.466.484 m3, lo que reflejó una merma del 5,7% frente a los 1.556.128 m3 de enero de 2023 y una disminución del 7,5% ante los 1.585.783 m3 expendidos en diciembre último, según la Secretaría de Energía. 

El año pasado había concluido con un alza para los últimos doce meses de casi el 2% frente a 2022. 

En febrero la venta cayó un 7,3% interanual en las estaciones de servicio, según el sitio Surtidores. La caída se sintió especialmente en los productos premium, que en el caso de la nafta fue de casi el 23% y en el gasoil del 8,25%.

Se trata de la baja más pronunciada desde 2019, pese a que el parque automotor era entonces mucho más reducido.

Referentes del sector destacaron que queda pendiente otra suba debido a la cuestión impositiva.

La liberación del impuesto que estaba pisado por el anterior Gobierno nacional todavía requiere de una suba del orden del 4 por ciento, aseguraron.

Las subas de los últimos meses ha provocado que muchos  conductores abandonen la Premium y elijan la nafta súper, incluso cuando los que saben aseguran que no es recomendable. 

COMENTARIOS
Curso sobre Energías Renovables