Luis Sosa, David Imizcoz, Carlos Hauw, Carlos Luján, Tomás Szumilo, Alberto Avellaneda, Osvaldo Funes y Francisco Montenegro, excombatientes de Malvinas.
Luis Sosa, David Imizcoz, Carlos Hauw, Carlos Luján, Tomás Szumilo, Alberto Avellaneda, Osvaldo Funes y Francisco Montenegro, excombatientes de Malvinas.
HISTORIAS DE VIDA

Malvinas en primera persona: los testimonios de excombatientes de Junín

Ocho veteranos de la guerra recibieron a Democracia en el Museo Malvar para relatar sus vivencias y cómo fue volver a sus casas. “Fue tratar de sobrevivir siempre”, aseguraron.

En el interior del Museo Malvar, ubicado en el predio del polideportivo Beto Mesa, esperaban ansiosos y sentados en semicírculo ocho excombatientes integrantes del Centro de Veteranos de Guerra Malvinas Argentinas de Junín. Así, a días de conmemorarse un nuevo 2 de abril, Democracia dialogó con ellos para conocer sus historias y vivencias en primera persona. 

“Estamos acá porque queremos seguir 'malvinizando'”, expresaron emocionados y afirmaron: “En determinado momento, mal o bien, obligados o no, fuimos y ofrecimos nuestra vida por nuestra bandera, por nuestra soberanía, por todo. Fuimos soldados preparados para morir y entregamos nuestra vida a este Estado y a este país. Y hoy, seguimos sosteniéndolo porque la causa lo vale y es noble”.  

En ese sentido, explicaron: “Siempre decimos que no reivindicamos la dictadura militar, pero reivindicamos la gesta porque es un mojón de soberanía y eso hoy en día, para la posguerra, a nosotros nos representa”, y agregaron: “Si hay algo que unifica al ser nacional es la gesta de Malvinas. El 2 de abril para nosotros no es tanto el día del veterano, sino el día del caído. No nos sentimos héroes, porque realmente sentimos que los héroes son los que quedaron allá en Malvinas”. 

Luis Sosa, David Imizcoz, Carlos Hauw, Carlos Luján, Tomás Szumilo, Alberto Avellaneda, Osvaldo Funes y Francisco Montenegro no se conocían. Quizá algunos tenían contactos en común, pero lo cierto es que pasó mucho tiempo hasta que lograron conectarse e integrar juntos el Centro de Veteranos de la ciudad. Malvinas los unió. “Nos fuimos juntando todos los que tuvimos que ver con algo de Malvinas, los que estuvieron, los embargados y gente que estuvo en continente. El problema era que, en ese momento, no había un censo al respecto, entonces no estaban las cosas claras y todo se mezclaba”, contaron. Luego aclararon: “Recién hace aproximadamente 25 años conformamos este grupo donde compartimos nuestras vivencias”. 

En esa misma línea destacaron: “Acá no es la edad ni la profesión ni nada; sino que es lo que tenemos en común entre todos, es decir, Malvinas. Quizá en distintas funciones, pero somos todos veteranos de guerra”. Así, contaron que se juntan en el museo asiduamente y que también participan de actividades, como las Olimpíadas de Veteranos de Guerra de Malvinas, un espacio donde aproximadamente mil excombatientes se congregan para participar de diferentes competencias deportivas. De esta manera, muchos reconocen que el deporte los salvó y los ayudó a integrarse a la sociedad. También las charlas que durante todo el año brindan a escuelas. “Los chicos nos escuchan entusiasmados y nos hacen muchas preguntas”, aseguraron.

LEER TAMBIÉN: Museo Malvar, un recorrido imprescindible para aprender sobre la Guerra de Malvinas

Dos guerras

En cuanto a cómo fue el regreso después de la Guerra de Malvinas, todos coincidieron que fue “muy difícil” y que tuvo que pasar mucho tiempo para “animarnos a contar lo que habíamos vivido”. 

“Para nosotros, libramos dos guerras. Una allá en Malvinas y la otra acá, cuando volvimos. Porque cuando regresamos fue con total indiferencia de la gente. Sufrimos discriminación. Ahí empezó nuestra lucha, para organizarnos por nuestros derechos”, reconocieron, y agregaron: “Tanto la guerra como el después fue tratar de sobrevivir y de tapar lo que había pasado. Hasta que nos empezamos a reencontrar, comenzamos a hablar y encontramos muchas coincidencias entre todos”. 

Por último, aseveraron que “nos costó a todos insertarnos otra vez en la sociedad, guardar todos los temores, los miedos que sufrimos, los amigos muertos y la indiferencia de la sociedad. Hablar de la postguerra para nosotros no es fácil”. 

Y concluyeron: “Cuando empezamos con las vigilias en Junín, íbamos nosotros y nuestras familias nada más. Eso con los años fue cambiando y ahora la plaza, la noche del 1° de abril, se llena”. 

Veteranos juninenses

  • Luis Sosa, estuvo embarcado en el Portaviones ARA “25 de Mayo”, tenía 18 años y cumplió los 19 en la Armada haciendo el Servicio Militar Obligatorio. 
  • David Imizcoz, tripulante del Destructor ARA “Hércules”, era personal militar y estuvo desde el año 1979 hasta el año 1985 inclusive.
  • Carlos Hauw, desde el año 1981 estaba haciendo el servicio militar obligatorio en la Armada Argentina y Marina. Le tocó ir a Malvinas el 26 de abril de 1982.
  • Carlos Luján, pertenecía a la Armada, en la parte de la aviación naval en la base de Punta Indio, y cruzó a Malvinas junto con cinco aviones de combate. Estuvo todo el conflicto en el aeropuerto.
  • Tomás Szumilo, hizo el servicio militar en el año 1981 en el Regimiento 7 de La Plata, de Infantería. Con 19 años le tocó ir a Malvinas como parte del equipo de sanidad del regimiento debido a los estudios universitarios que había empezado. Cumplió 20 años estando en las Malvinas. 
  • Alberto Avellaneda, era un soldado perteneciente al Ejército Argentino. Le tocó estar en la Isla Soledad, Puerto Argentino, desde el 11 de abril de 1982 a días posteriores al cese de fuego.
  • Osvaldo Funes, en 1981 comenzó el Servicio Militar Obligatorio en la Marina, siendo destinado luego de su instrucción al Portaaviones ARA “25 de Mayo”. 
  • Francisco Montenegro, estaba en el Regimiento de Infantería 1, Patricios, y llegó a Malvinas el martes 13 de abril luego de vislumbrar un poco lo que fueron los primeros días después de la toma y lo que sucedía en la sociedad. 

Vigilia

Como es tradición, mañana se desarrollará la vigilia en la plaza Veteranos de Malvinas, ubicada en Roque Sáenz Peña y Avenida San Martín, para recibir el 2 de abril.

La vigilia comenzará a las 21 con las actuaciones de M-82 y La Tradicional y los ballets Lirolai, Achalay y Flor de Pago. El acto oficial está previsto para las 23.30.

COMENTARIOS
Curso sobre Energías Renovables