Lisandro Fulcheri
Lisandro Fulcheri, el actor que interpreta a Gaspar.
FILM CORTO

Open Door, un viaje a las entrañas del dolor para desnudar el olvido

De la realizadora Victoria García de Pietro, oriunda de Alberti, y protagonizada por Lisandro Fulcheri, de Ascensión, junto con la actriz Vanesa González, entre otros, el corto indaga sin golpes bajos y sin recurrir a lugares comunes en la fragilidad y la vulnerabilidad de la locura.

La locura, esa palabra habitual, frecuente, con la que jugamos a diario, desinteresadamente, sin miedos, amparados tal vez en su lejanía, a veces se da vuelta y nos mira. Nos interpela, con los mismos ojos de Gaspar. Con un torrente de palabras por decir, atragantadas, pero que nadie puede  escuchar, porque nadie antes se digna a mirar. 
A través de su historia, el film corto Open Door visibiliza una lucha implacable contra el dolor agónico, contra los efectos despiadados del estrés postraumático que llevaron a su personaje principal a la colonia neuropsiquiátrica Hospital Cabred, ubicada en Luján.
De la realizadora Victoria García de Pietro, oriunda de Alberti, y protagonizada por Lisandro Fulcheri, de Ascensión, junto con la actriz Vanesa González, entre otros, el corto indaga sin golpes bajos y sin recurrir a lugares comunes en la fragilidad, la vulnerabilidad y el sufrimiento.
El corto fue estrenado en diciembre pasado, en la Biblioteca Nacional, producido por Posmo Audiovisual-Zenital Films y ganó en festivales de New York y Montevideo. 
Fulcheri, quien interpreta a Gaspar Fernández, contó a Democracia aspectos de la historia, de su personaje y el desafío de componerlo.

Mostrar el olvido
Open Door es “una aventura realmente cruda que nace de la curiosidad y de la valentía de la guionista y directora Victoria García de Pietro”, cuenta Lisandro sobre la realizadora.
Según explica, luego de acompañar a una amiga psicóloga a la colonia neuropsiquiátrica Hospital Cabred (Open Door), por unas fotografías, nació la idea del corto.
“Me convoca para que protagonice y le dé vida a Gaspar Fernández, un paciente con neurosis postraumática”, cuenta el actor, nacido en Ascensión y ligado a Junín.
Al ver el guion, Lisandro asegura que empatizó al instante con la historia, “sabiendo que íbamos a filmar en ese lugar, real, rodeados de pacientes reales”.
Como un reclamo a la indiferencia y el abandono, Open Door nace del sentir, “de querer mostrar lo olvidado. De lo que duele pero es cierto. De la curiosidad e incomodidad del artista”, cuenta.

Las vidas “de antes”
La grabación en el neuropsiquiátrico trajo a la superficie un sinfín de preguntas sobre las historias de los pacientes, sus vidas, antes de Open Door.
“Uno de ellos, antes de entrar al neuropsiquiátrico había sido poeta”, recuerda Lisandro, como si se tratara de una vida lejana. De otra vida.
“Es muy difícil imaginar que cada uno de los internados han tenido una historia, una vida anterior, un antes, como cada uno de nosotros, los llamados ‘normales’”.
“Para mí fue un gran desafío, un salto al vacío”, aseguró Lisandro.
“Me pasaron muchas cosas. Desde sentir fascinación por observarlos andar sin rumbo, charlar con ellos, reírme, incluso el asco por compartir un mate que parecía una sopa de lo lavado que estaba. Sentí  mucho, de todo, pero nunca miedo”, aclaró.
Y lejos de ese temor que muchos pueden experimentar, Lisandro, por el contrario, sintió inspiración.
“Son seres inofensivos, están medicados con el mismo fármaco. Verlos me generaba motivación, querer ser uno de ellos porque a pesar de su condición de locos y débiles, a la que la sociedad los condenó, en ellos hay una lucidez arrolladora”.
En sus visitas previas al rodaje, se enfocaba en observarlos en detalle. Así nació la forma de andar, de mirar. Así nació Gaspar: “Siempre imaginándome su pasado. Qué le había pasado para terminar postergado y sin voz”. 
Y para ello Lisandro también unió episodios de su propia vida, como el dolor atravesado por la muerte de su abuela y su propia lucha.
“Gaspar es un personaje desesperado. Busca resolver algo y vuelve cambiado”, asegura.
Sobre lo que dejó el corto en él, aseguró: “Amo actuar y cuando uno hace un trabajo los que terminan de completarlo son los otros, el espectador, la mirada del otro. Open Door ya no es mío”, prometió.
Es de quien lo vea y pueda emprender ese viaje, junto a Gaspar. Un viaje a las profundidades del dolor para quitarle la máscara al olvido. Para mirarlo de frente. Como a Gaspar.
El film se podrá  ver en la página oficial, en funciones especiales de streaming y diferentes festivales y ciclos de cortometrajes: http://www.opendoor-film.com/

Sinopsis

Gaspar Fernández es un paciente psiquiátrico de la colonia Cabred de Open Door, la crisis postraumática por un accidente que sufrió en un parque de diversiones ocurrido en su niñez en el cuál perdió la vida su hermano lo mantiene recluido en ese lugar desde hace 12 años, hasta que aparece Nuria Nul, una psicóloga, quien es otra sobreviviente de aquel accidente y la que lo conducirá a salir al mundo exterior del psiquiátrico a partir de un juego: la búsqueda del tesoro.

COMENTARIOS