Duki, referente del trap en Argentina.
Duki, referente del trap en Argentina.
EL ESTILO QUE BATE RÉCORDS

El trap, el fenómeno que marcó tendencia en 2018

El ritmo que mezcla rap, reggaetón, electrónica y oscuridad cosechó cientos de millones de seguidores a nivel mundial. Intérpretes como Paulo Londra y Duki lograron un éxito arrasante.

El trap, ese ritmo que mezcla bases electrónicas con una vocalización mezcla del reggaetón y el rap, irrumpió con fuerza en la Argentina en este 2018, al punto tal de que dos jóvenes intérpretes como Paulo Londra y Duki lograron un nivel de pasadas en las tiendas digitales que superan por varios millones a los rockeros locales y a grupos extranjeros.
“El trap es el nuevo rock y nos está pasando por encima”, dijo un experimentado manager rockero, en una afirmación que entraña muchas aristas de este fenómeno que vino para quedarse
La primera arista es que este fenómeno que nació en las riñas de gallos en las plazas de cada ciudad aún no pudo ser desentrañado por los músicos de otros géneros y por la propia industria discográfica, que se comporta como un lento elefante blanco.
Este punto es clave ya que tanto Londra como Duki y Cazzu, la reina del trap local, no firmaron contrato con ninguna discográfica de las grandes y tampoco muestran interés en hacerlo.
La industria, que está sufriendo aún las consecuencias de la revolución digital, deberá cambiar su módulo de negocios para sobrevivir y seducir a estos artistas.
Mientras tanto, las tiendas digitales como Spotify, Deezer y Apple Music saltean a las discográficas, tienen trato directo con estos artistas, les pagan derechos de autor más rendidores y lo acompañan en su crecimiento.

El proceso
Los traperos se mueven por afinidades, tienen una canción lista, buscan un colega y/o amigo con el que grabar ese tema, lo hacen, luego filman el video y suben todo a las redes, en un tiempo que no lleva más de 45 días.
“Si estuvieran en una multinacional discográfica no podrían hacerlo, porque en esos 45 días, los abogados de la compañía no resolvieron el tema de los derechos de autor, no asignaron el presupuesto para pagar el estudio y el clip. Y eso a los chicos los pone locos”, resumió un manager que ahora trabaja con traperos.
“Te agradezco, no me interesa, por ahora prefiero seguir viviendo con mi mamá”, le contestó Paulo Londra al CEO de la filial argentina, una de las mayores discográficas en un diálogo desopilante pero muy sincero.
Un mes después, Londra grabó un dueto con la reggaetonera chicana Becky G “Cuando te bese”, sobre el que había algunas dudas. El primer fin de semana la canción llegó a 6 millones de reproducciones en las tiendas y hoy ronda los 177 millones, mientras que el video ya tuvo 100 millones de views en Youtube.
Esas cifras son muy difíciles de alcanzar para los rockeros locales y para muchos extranjeros, pero consagraron a Londra, que ahora editó “Adán y Eva” cantando solo y se dio el lujo de postergar duetos con otros artistas para los siguientes meses del 2019. Como consagración definitiva, luego de llenar varios teatros Gran Rex, Londra fue programado en la tercera fecha del Lollapalooza argentino.

Camino al mainstream
Duki se mueve con parámetros similares, sus canciones rondan las 30 millones de escuchas y tienen un promedio habitual mensual de 4 millones de escuchas, además de ser tapa de la edición argentina de las revistas Rolling Stone y Billboard, y luego se dedicó a llenar fechas en el estadio Luna Park.
La consagración será el encabezar el Buenos Aires Trap Festival junto a Bad Bunny, la estrella mundial del género, en un evento previsto para el 23 de febrero y que promete hacer estallar el Hipódromo de Palermo.
El género ganó tal trascendencia que fue directo al line up del Lollapalooza, que sumó a figuras como Londra, Cazzu, Khea, Wos, Seven Kayne, Dakillah, CRO, Neo Pistea, todos traperos locales.
Pero el gran golpe fue copar el festival más rockero y federal de la Argentina: el Cosquín Rock, que le abrió sus puertas al género con la inclusión de Lit Killah, Acru, Tink, Wos, Emanero, Orion XL y Dakillah.
Por su parte, Cazzu, la mujer que más vende dentro de este género, tiene una cantidad de escuchas mensuales que supera el millón y medio, y su canción “Chapiadora” pelea ya por ser uno de los hits populares del 2018.
Pero además productores como Omar Varela y Mykka, creadores del sello Mueva Records, ya son buscados por artistas internacionales y figuras como Tini Stoessel y Lali Espósito para que les aporten beats y melodías para sus futuros singles.

COMENTARIOS