El intendente de Lincoln, Salvador Serenal, analizó la actualidad de la pandemia en el Distrito y el impacto en la economía.
El intendente de Lincoln, Salvador Serenal, analizó la actualidad de la pandemia en el Distrito y el impacto en la economía.
ENTREVISTA CON DEMOCRACIA

Salvador Serenal: "Si nos relajamos, podemos terminar muy mal”

El intendente de Lincoln se refirió a la fase cinco de Distanciamiento Social Preventivo que atraviesa el Distrito y aseguró que se trata del momento que mayor responsabilidad y conciencia social requiere por haber menos restricciones.

Lincoln atraviesa la fase cinco de Distanciamiento Social Preventivo en el marco de la pandemia por el coronavirus Covid-19 y, en diálogo con Democracia, el intendente Salvador Serenal celebró haber llegado a esta instancia sin casos positivos, pero aseguró que se trata de la etapa que mayor responsabilidad requiere en lo que respecta a medidas de prevención para evitar un eventual brote en el Distrito.

- ¿Cómo se desarrolla la fase cinco en el Distrito?
- Por un lado, nos sentimos orgullosos como linqueños de haber llegado a la fase cinco sin casos de Covid-19, después de mucho sacrificio y trabajo en conjunto con las instituciones intermedias, el Estado y la comunidad, que fue adaptándose a esta circunstancia. Pero, por otro lado, creo que la fase cinco es la que más nos está ocupando y preocupando porque casi todas las actividades se pueden llevar a cabo y hay más esparcimiento, nosotros apelamos a la concientización, ahora es cuando más responsables tenemos que ser como ciudadanos, no nos tenemos que dormir, hay que redoblar los esfuerzos, aún más que cuando estábamos en cuarentena en nuestras casas porque cuando uno se relaja, más peligro hay. A nivel nacional y provincial, se está dando el pico y el contagio masivo, eso nos preocupa, así que estamos con controles rigurosos en los ingresos a Lincoln, porque es el lugar por el que va a entrar el virus.

- ¿De qué manera acompañan a los comercios y Pymes en este momento?
- Lamentablemente hubo comercios del rubro de indumentaria que cerraron las puertas, hay muchas empresas vinculadas a lo esencial que siguieron trabajando. Para las que sufrieron la presión económica por la cuarentena tenemos el Programa de Alivio Fiscal, es lo que está a nuestro alcance para ayudarlos, pero también los hemos asesorado para que obtengan la ayuda de Provincia y Nación, algunos ya lo están cobrando. Además de eso, ya estamos pensando en arrancar un programa de “economía de bolsillo”, con lo que vamos a ingestar dinero al empleado municipal a través de una tarjeta y podrán comprar productos en Lincoln, y si son elaborados en Lincoln mejor, para que las empresas empiecen a reactivarse.

- ¿Cuál es la situación financiera actual de Lincoln?
- Nosotros, a partir de abril, empezamos a recibir mucho menos de coparticipación: recibíamos 45 millones por mes y en abril recibimos 23 millones menos. En abril hubo ayuda financiera pero no llegamos a cubrir lo que habíamos dejado de percibir. En mayo se redujo aún más el porcentaje de la coparticipación y, con la ayuda financiera de este mes, estamos casi igual a lo que deberíamos recibir de coparticipación. Tenemos un municipio ordenando en las finanzas, bien administrado, y hoy no hay problemas para pagar sueldos y aguinaldos, seguir haciendo obras e invertir en salud (sector en el que llevamos invertidos 26 millones). Podemos lograrlo por ser ordenados, pese a que ha bajado la recaudación en algunas tasas, no todas, porque las principales en Lincoln son las de caminos rurales, allí estuvimos haciendo un trabajo muy bueno y, al ser un sector que siguió trabajando, viene cumpliendo con el pago.

- ¿Cómo es el trabajo con los demás intendentes de la Región respecto de la circulación de gente entre las localidades?
- Trabajamos a través de Zoom, tratamos de que las políticas en la Región sean parecidas, sobre todo con el ingreso y egreso de las personas: los esenciales pasan tranquilamente y este fin de semana, por ser el Día del Padre, vamos a permitir entrar a familiares de localidades vecinas que no tengan casos de Covid-19 o baja circulación.

- ¿Cuál cree que fue el momento más difícil desde que se inició la pandemia?
- El momento más difícil fue en la mitad de la cuarentena; en el primer tramo la gente estaba a favor y ahí pudimos preparar el sistema sanitario: armamos hospital de campaña, compramos insumos, capacitamos al personal de salud, pero en el medio de la cuarentena se empezó a notar lo que llamo “la pandemia de la economía”, ahí los comercios estaban muy preocupados. Entonces empezamos a hacer reuniones con Comercio e Industria y empezamos a tratar de buscar el equilibrio entre la salud y lo económico, así que fuimos un paso adelante, tratando de liberar actividades como oficios –que en su momento fue único en la Región- como albañiles, plomeros, durleros, electricistas, fuimos el primer Distrito que les permitió trabajar, y ahí calmamos un poco la parte económica. La mayoría son empleados que no están registrados y que viven el día a día. Esta fase también es preocupante porque si nos relajamos, podemos terminar muy mal.

- ¿Qué respuesta obtuvieron por parte de la comunidad linqueña?
- Muy buena. No tuvimos inconvenientes desde el principio de la cuarentena. En general, un 80% acompañó y sigue acompañando las medidas, buscando el equilibrio entre lo económico y la salud, siempre hicimos reuniones para calmar la ansiedad y fuimos dando respuestas.

COMENTARIOS