Don Ito puso en marcha el  proyecto “Abordaje sobre Comunidades Excluidas”
TAMBIÉN DICTAN TALLERES

Don Ito puso en marcha el proyecto “Abordaje sobre Comunidades Excluidas”

El eje de su trabajo está en los barrios periféricos de la ciudad y ahora sumaron sectores que muchas veces “son eliminados del sistema y nunca logran re-insertarse“, indicó Pablo Rodríguez.

Semanas atrás, la agrupación Don Ito representó a la ciudad en el debate de Diputados y luego en el plenario de Senadores por una nueva Ley de Producción Social del Hábitat, aunque desde hace tiempo planifican y elaboran proyectos para trabajar con sectores excluidos y estigmatizados por la sociedad.
El eje de su trabajo está en los barrios periféricos de la ciudad y ahora sumaron sectores que muchas veces “son eliminados del sistema y nunca logran re-insertarse, poblaciones que salen de la norma impuesta por la sociedad, y por lo tanto son expulsadas de la misma”, indicó Pablo Rodríguez, referente de Don Ito.
Para darle forma a este objetivo, la agrupación comenzó a dictar el taller “Artesanar” en la Comunidad Terapéutica San Ignacio, donde con el acompañamiento del Director, Sr. Ricardo Oliva, ya lleva tres meses y se piensa extenderlo por varios meses más.
Con la invitación y el deseo de trabajar de manera articulada de los Trabajadores Sociales del Proyecto “Más allá del muro”, los cuales desarrollan sus actividades en el Régimen Abierto de la Unidad Penitenciaria n° 16, elaboraron un proyecto de Huerta: “Sembrar raíces”, con el fin de “dar a conocer el trabajo que realizan los sujetos privados de su libertad en la huerta dentro de la Unidad, pudiendo utilizar los productos que allí realizan, en la comunidad, posibilitando de esta manera una forma de solidaridad e inclusión social con el afuera”, indicó Pablo.
“Hace meses que veníamos con algunos voluntarios buscando algo nuevo que implementar, que complemente el hermoso trabajo barrial que desarrollamos. Sentíamos que aún había una deuda con parte de la comunidad, que había sectores que nos seguían quedando colgados”.
El fin, según Pablo, “era lograr que esos sectores, que nosotros llamamos “Comunidades Excluidas”, se reinserten en la sociedad. Es claro que son excluidas por la norma y porque no les suma al sistema capitalista en el que vivimos, no producís, no podes ser parte, y así como si nada, se empuja a la persona a un sector excluido. Esto conlleva a la creación de un estigma colectivo que se transmite, y que si no se interviene y trabaja se convierte en un lamentable estatus social”.

Los talleres
En la Comunidad Terapéutica San Ignacio de Loyola, las personas que allí se encuentran elaboran desde almohadones, juguetes, y muebles que entregan en diferentes instituciones. Además, algunos se sumaran a nuestras obras de pinturas en escuelas.”
Cabe destacar que las elaboraciones que realizaron los chicos de la comunidad se distribuyeron en barrios para los festejos del día del niño, en el Hogar Legarra y en el Hogar de Niñas Santa Rosa de Bragado. Y en estos momentos darán comienzo a la elaboración de bibliotecas y botiquines, además de las obras de pintura en escuelas.
Sobre “Sembrar Raíces”, Rodríguez, señalo: “Hernán Fernandez, Pilar Santillán y Camila Toledo, son trabajadores sociales que han generado un espacio de intervención y educación digno de destacar. En encuentros previos con ellos, se fue planificando la manera de poder darle forma a una necesidad que se nos había presentado a nosotros en los barrios y a ellos en la Unidad. Ellos tenían una producción enorme de plantines y nosotros comedores que buscaban crear espacios de huertas comunitarias para contener a los pibes que asisten diariamente”.
Pablo destacó que “cada persona privada de su libertad sabe que los brotes que produce serán utilizados para un merendero o familia para el consumo de verdura familiar, y cada referente barrial o las familias son conscientes de donde provienen, y esto es una manera de generar otra concepción del sujeto privado de su libertad”.

COMENTARIOS