Ocho policías detenidos por torturar y violar a presas
COMISARÍA DE LA MATANZA

Ocho policías detenidos por torturar y violar a presas

Cuatro estaban en funciones y los restantes ya habían sido desafectados tras la denuncia.

La investigación por las violaciones a detenidas en la Comisaría Noroeste 3ª de La Matanza avanzó ayer con el arresto de ocho policías imputados, cuatro de los cuales aún seguían en funciones.
El caso, que trascendió en enero de este año, fue denunciado por la Defensoría General de La Matanza y la Comisión Provincial por la Memoria (CPM).
Según la presentación, las mujeres alojadas en la seccional ubicada en Alberti 702, de La Tablada, fueron sometidas a “requisas vejatorias, que constituyen abuso sexual y que fueron provocadas por agentes policiales mujeres y varones del Grupo de Apoyo Departamental (GAD)”.
Entre los sometimientos, se señalaron abusos sexuales con acceso carnal y recurrentes golpizas -agravados- a las presas, además de amenazas y humillaciones.
Ayer, mediante un operativo coordinado entre las fuerzas federales y la Auditoría de Asuntos Internos de la Policía bonaerense, se procedió a la detención de los sospechosos.
Cuatro de ellos se encontraban en funciones, mientras que los restantes se encontraban preventivamente desafectados.
Tras la difusión del caso, la comisaría fue intervenida y se clausuraron los calabozos.
De acuerdo a la denuncia, los ataques se agudizaron desde la asunción del subcomisario Leonel Gómez, hasta llegar a las violaciones perpetradas el 19 de diciembre de 2015 y el 5 de enero de 2020.
La CPM añadió que “a los dos episodios de abuso sexual sobre varias mujeres, en el marco de requisas vejatorias constitutivas de torturas, se suman el aislamiento extremo y la imposibilidad de comunicarse con el mundo exterior que les provocaba desubicación temporal, cuadros depresivos y de angustia”.
Además, indicó “las golpizas eran recurrentes así como las amenazas y humillaciones por cuestiones de género”.
El operativo para detener a los agentes fue coordinado por fuerzas federales y la Auditoría de Asuntos Internos de la Policía bonaerense.

COMENTARIOS