Hizo un pozo para espiar a su exesposa y quedó atrapado

Hizo un pozo para espiar a su exesposa y quedó atrapado

El hombre estuvo atrapado casi 24 horas. Lo rescataron gracias al aviso de la mujer.

La historia preocupante, insólita y casi trágica se produjo en una casa de la ciudad de Puerto Peñasco, en el estado mexicano de Sonora.

Según contó la mujer a la Policía, hacía una semana que escuchaba ruidos extraños pero no hizo nada porque pensó que eran gatos o perros del barrio.

Sin embargo, esa mañana la intensidad fue mayor y se preocupó. Al seguir los ruidos, encontró una excavación en su propia casa. "Fui por una vecina, quien se asomó y dijo que no había nada", relató Griselda.

Más tarde, la dueña de la propiedad empezó a escuchar ruidos de lamentos y pedidos de ayuda que provenían del pozo, por lo que volvió a mirar y descubrió tierra suelta. "Vi unos zapatos, dos cuchillos y agua para tomar. Le grité que saliera y no me hizo caso", se alarmó.

Con el temor y el nerviosismo lógico de dicha situación, logró identificar la voz: era su expareja, César de 50 años.Ambos habían mantenido una relación de 14 años pero ella decidió separarse porque él era muy celoso.

La mujer alertó a las autoridades. Primero llegó la Policía, que intentó sin éxito sacar al hombre y dieron aviso a Protección Civil y al cuerpo de bomberos.

Todas esas fuerzas en conjunto realizaron un arduo trabajo de rescate, ya que tuvieron que extraer gran cantidad de tierra por un pasillo estrecho para liberar al sujeto.

El hombre fue trasladado al hospital, donde informaron que presentaba deshidratación severa y probable intoxicación.

Más tarde se supo que César estuvo casi 24 horas en el túnel que cavó para espiar a su expareja para saber si estaba saliendo con otro hombre.

El hombre ya fue citado por el ministerio público debido a que, además, incumplió con la orden de restricción que le habían dictado en forma previa.

COMENTARIOS