Internaron a un bebé de tres meses que tendría cocaína en su organismo
EN EL HOSPITAL INTERZONAL

Internaron a un bebé de tres meses que tendría cocaína en su organismo

Se trata de un niño que ingresó al nosocomio de urgencia y pasó a Terapia Intensiva Pediátrica. Sus padres tendrían una fuerte adicción y advirtieron a los médicos que el niño podía estar afectado por las drogas.

El sábado último, una pareja oriunda de Lincoln llevó a su bebé al Hospital Interzonal de Junín, para que fuera atendido de urgencia, advirtiendo a los médicos que ellos eran consumidores de cocaína y que el niño podría estar afectado.
El hecho causó alarma en el mismo hospital, ya que el bebé debió ser atendido en la emergencia e internado en Terapia Intensiva Pediátrica, al sufrir un paro cardíaco que por fortuna pudo superar.
Según pudo averiguar este diario, la pareja estaba pasando unos días en el Parque Natural “Laguna de Gómez” y en un primer momento el niño habría sido asistido en la salita sanitaria de ese lugar para luego ser trasladado al Hospital.

“Una epidemia”
Este caso que se dio en Junín está inmerso en una realidad que se da en distintos puntos del país. No es un caso aislado. En noviembre último, un bebé fue internado por intoxicación con cocaína en Berisso y en el Hospital de Niños Gutiérrez se habla de un record de bebés afectados por la droga: 31 casos de chicos con sustancias en la sangre, dentro de los 570 que llegaron a la consulta.
La pediatra del Departamento de Toxicología de dicho hospital, Margarita Marchán, afirmó que la cifra es alarmante y habló de una “epidemia”. “Es una problemática cotidiana, podríamos hablar de una epidemia porque el aumento de los chicos expuestos a sustancias de abuso va en una progresión geométrica impresionante”, dijo al canal capitalino TN. Es que en las estadísticas de los bebés diagnosticados en 2016 contabilizaron 9 chicos intoxicados, en 2017, 23 y el número este año trepó a 31.
Según el informe, el 29% de los nenes que tenían cocaína en la sangre tenían menos de 28 días, el 34% menos de seis meses y el 18% entre 1 y 3 años. La pediatra indicó que estos datos solo corresponden a los casos que logran detectar en el Gutiérrez, ya que ese centro de salud cuenta con un kit de diagnóstico para encontrar sustancias de abuso a través de la orina. “La mayoría de los hospitales no tiene esta posibilidad, seguramente es un número relativo en relación a la población en general”, advirtió.
Ahora, ¿qué efectos tiene la cocaína en el cuerpo de un bebé?
Los niños pueden intoxicarse con cocaína por tres vías: a través de la placenta materna o la lactancia -si la madre consumió de forma regular o esporádica- y a través de la inhalación si se encuentra en el ambiente.
Las consecuencias de la ingesta de la leche materna son graves: puede causar convulsiones, infarto en el corazón, que deje de comer o deshidratación. Las infecciones no son una causa directa de la cocaína sino un efecto secundario de la malnutrición.
“Los niños que están intoxicados por pasaje de cocaína a través de la placenta materna suelen nacer con complicaciones. No respiran bien, llegan al mundo con bajo peso, nacieron prematuros y requieren ser internados en una unidad de terapia intensiva neonatal. Están enfermos desde el momento en el que nacen”, explicó Marchan.
Consumir cocaína durante el embarazo puede derivar en un aborto o un parto prematuro, con sus consecuentes complicaciones añadidas.
Por otro lado, un alto porcentaje de los bebés que nacen de madres consumidoras de cocaína presentan diferentes malformaciones congénitas de distinta índole, desde digestivas, del aparato urinario, craneales o alteraciones oculares.
“Las malformaciones se producen porque la cocaína hace que en las arterias fetales se formen vasoespasmos, de esta manera no se nutren bien los órganos que tienen que formarse al no recibir la sangre suficiente. Del mismo modo, los bebés nacen en muchos casos prematuros o con bajo peso porque la placenta tiene un vasoespasmo, es decir, las arterias placentarias se cierran por el efecto tóxico de la cocaína y no le pasa al bebé toda la cantidad de oxígeno y sangre suficiente”, expuso Marchan.

COMENTARIOS