None
TERCERA RONDA DE DIÁLOGO CON ANUNCIOS SOBRE CAMBIOS EN ESCALA DE MONOTRIBUTISTAS Y OBRAS SOCIALES

CFK garantizó que no devaluará y ratificó el rumbo económico ante empresarios y gremios

La Presidenta pidió en el encuentro "que nadie tenga miedo de decir lo que piensa". En la reunión se anunciaron dos nuevos subsidios a las obras sociales por 1.900 millones de pesos y un incremento del 100% en las escalas de facturación de monotributistas.

La presidenta, Cristina Kirchner, aseguró ayer ante empresarios, banqueros y sindicalistas que "no va a devaluar" y ratificó la continuidad de "la política económica" mientras esté a cargo del Gobierno.
"La Presidenta es totalmente contraria a la devaluación, ella señaló que mientras sea la Presidenta no va a cambiar esta política económica", precisó el titular de la CAME, Osvaldo Cornide, al informar sobre los términos de la tercera reunión del "diálogo social" que encabezó la jefa del Estado en la Casa Rosada.
El tercer encuentro de la ronda se extendió durante una hora y media y, al concluir, Cornide en declaraciones a la prensa adelantó detalles de lo que se habló en la reunión.
Según Cornide, la mandataria se expresó de este modo a lo largo del encuentro "reiteradamente y dirigiéndose a los dirigentes que asisten a reuniones como esta, no hablan y luego hacen críticas por fuera de la reunión", sin nombrar a nadie, pero haciendo alusión al titular de la UIA, Héctor Méndez, ausente en el encuentro.
Cristina Kirchner había recibido a los empresarios y sindicalistas pidiendo que "que nadie tenga miedo de decir lo que piensa" e ironizó: "No me voy a comer a nadie".
En ese sentido, la mandataria aseguró que "es bueno además cuando uno piensa por ahí diferente" y agregó "que nadie tenga temor a decir lo que piensa en las reuniones que luego tenemos cerradas porque siempre es bueno escucharnos acá".
"Estoy muy contenta", dijo la Presidenta en referencia a los encuentros que el equipo económico mantuvo con diversos sectores en el marco del diálogo que se inició en Río Gallegos y continuó ayer en la Casa Rosada con la tercera reunión.
En la ocasión, se anunciaron además cambios en el monotributo y mayores aportes a obras sociales.
En la cumbre, nadie se salvó de las observaciones de la Presidenta y el sindicalismo también tuvo lo suyo: fue cuando Cristina Kirchner se remitió al reclamo vinculado al sector monotributista.
"Debo decirlo, los monotributistas no eran bien atendidos en las obras sociales", sostuvo la mandataria en la reunión, lo que provocó un gesto de disconformidad de Omar Viviani, del gremio de los taxistas.
De inmediato, Cristina lo cruzó: "No me mire con esa cara, Viviani... que también se quejan de ustedes. Sí, sí, no, no, o usted cree que se quejan únicamente de algún funcionario, también se quejan de ustedes, se quejan de todos en realidad...", afirmó la mandataria.
Y, acto seguido, anticipó que durante el encuentro a puertas cerradas iba a hablar con los empresarios por una queja que le llegó a través de un informe que le envió la embajadora en México, Patricia Vaca Narvaja.
En ese sentido, la mandataria dijo que "hay quejas concretas de las pequeñas y medianas empresas que cuando hacen denuncias luego terminan perjudicadas, porque las grandes empresas hacen posición dominante, con prácticas monopólicas y oligopólicas en la producción de insumos básicos y difundidos, como en la fabricación de productos para la canasta familiar".
"Terminan siendo castigadas y se les termina cortando el crédito", señaló la Presidenta tras sostener que eso ocurre "en toda la cadena de valor, que va desde la producción hasta terminar también en los grandes supermercados". Y agregó: "Todo el que tenga que decir algo por favor le pedimos que lo manifieste en la reunión o en las reuniones sectoriales que van a tener y van a seguir teniendo permanentemente, porque estamos encontrándole en algunas cosas, dijera el paisano, el agujero al mate".

COMENTARIOS