None
LA ÚLTIMA APARICIÓN PÚBLICA DEL PONTÍFICE FUE EN LA PLAZA SAN PEDRO

El Papa, Benedicto XVI, tuvo una emotiva despedida ante sus fieles

Una multitud se congregó en la despedida del Santo Padre, quien agradeció a los fieles llegados de todo el mundo el "respeto y la comprensión" ante su renuncia.

Una emotiva y multitudinaria ceremonia se desarrolló ayer en la plaza San Pedro, en la despedida del Papa, Benedicto XVI, quien agradeció a los fieles llegados de todo el mundo el "respeto y la comprensión" con que recibieron la noticia de su renuncia.

La dimisión, que se hará efectiva hoy, en una decisión que no se producía en casi 600 años en la vida de la Iglesia.

La plaza fue colmándose desde temprano con los peregrinos llegados a Roma desde distintas partes del mundo, así como diversas personalidades y los numerosos cardenales que ya están en esta ciudad a la espera del cónclave que elegirá el sucesor de Benedicto. "Agradezco a todos el respeto y la comprensión con la que han acogido esta decisión importante, que he tomado con plena libertad. Mi corazón está colmado de gratitud porque nunca ha faltado a la Iglesia su luz", dijo el Pontífice en español en un tramo de su mensaje.

Luego, agregó en el mismo idioma, que "en este Año de la Fe invito a todos a renovar la firme confianza en Dios, con la seguridad de que Él nos sostiene y nos ama, y así todos sientan la alegría de ser cristianos". Al dirigirse a sus fieles, el pontífice pidió que se acuerden de él en sus oraciones y que recen especialmente por el colegio de cardenales "llamados a la delicada tarea de elegir un nuevo sucesor en la cátedra del apóstol Pedro", en el marco del cónclave que aún no tiene fecha establecida de inicio.

Tras la audiencia pública, el Papa recibió en la Sala Clementina al presidente de la República Eslovaca, Iván Gasparovic; a los Capitanes Regentes de la República de San Marino, Teodoro Lonfernini y Denise Bronzetti; al presidente de Baviera, Horat Seehofer, y al copríncipe de Andorra, el obispo Joan Enric Vives i Sicilia.

Por último, el arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de Argentina, Jorge Bergoglio, arribó ayer a Roma y participará hoy del saludo que Benedicto XVI dará a los cardenales del mundo para despedirse del Papa en el último día.

COMENTARIOS