La militante herida en un atentado antes del G20 se negó a declarar
SEGUIRÁ PRESA

La militante herida en un atentado antes del G20 se negó a declarar

La militante anarquista que resultó herida en noviembre pasado, al explotarle una bomba casera que planeaba detonar en el cementerio de la Recoleta, seguirá detenida tras negarse a declarar ayer ante el juez federal Daniel Rafecas.
Se trata de Anahí Esperanza Salcedo, imputada en la causa que investiga a la organización que integraba por dos hechos: uno en la tumba de Ramón Falcón en ese cementerio porteño y el otro en la casa del juez federal Claudio Bonadio el 16 de noviembre último, informaron a Télam fuentes judiciales.
La mujer estuvo internada y fue trasladada a los tribunales de Comodoro PY 2002 porque el Cuerpo Médico Forense determinó que estaba en condiciones de prestar declaración indagatoria.
Salcedo se negó a hablar y Rafecas dispuso que siga detenida, informaron fuentes del caso.
En la investigación ya están procesados otros diez acusados con prisión preventiva.

COMENTARIOS