José Paradela y su gran partido ante Central Córdoba (SdE).
José Paradela y su gran partido ante Central Córdoba (SdE).
SUPERLIGA

José Paradela, el pibe de Quiroga y una gran actuación para el triunfo de Gimnasia

El jugador que pasó por el fútbol de Junín fue clave para la victoria del "Lobo".

El juvenil futbolista oriundo de Quiroga y surgido futbolísticamente en Rivadavia de Lincoln, José Paradela, tuvo su tarde de gloria y fue la gran figura del encuentro en el que el Gimnasia de La Plata derrotó a Central Córdoba de Santiago del Estero y se sacó el maleficio de no poder ganar como local.
Tarde complicada la del domingo en el “Bosque” para "El Lobo". El clima político que se vivía en los alrededores del estadio caldeaba el encuentro, que finalmente se vivió con un gran estado de nerviosismo, debido la situación por la que está atravesando el equipo dirigido por Diego Armando Maradona.
Pero para suerte de los “triperos”, José Paradela, que estaba en el banco de los suplentes, ingresó a los pocos minutos de haberse iniciado el cotejo, por la lesión de García, y se convirtió en el líder absoluto de su elenco, al que llevó hacia la victoria, que simbólicamente valió más que tres unidades.


Entró Paradela y cambió la historia
El minuto 12 fue el momento en el que el juvenil de 20 años ingresó con la camiseta “26” e hizo jugar a su equipo. Las mejores acciones del local fueron por jugadas elaboradas por el “zurdito”, nacido futbolísticamente en Rivadavia de Lincoln, y, de esa manera, los encaminó hacia la victoria.
Paradela es un futbolista con muchas condiciones, quien, desde su llegada a la Primera de Gimnasia y Esgrima de La Plata, está causando una revolución en el fútbol argentino. Todos hablan del juvenil y hasta ya lo han comparado con grandes figuras que han pasado por el “Lobo”, como es el caso de Ignacio “Nacho” Fernández.
Con respecto al cotejo del domingo, Paradela dejó marcado su sello en el segundo gol, que le dio el triunfo al cuadro comandado por Maradona. El juvenil tomó la pelota en la mitad de la cancha y empezó a apilar jugadores rivales. Con su zancada, el talentoso futbolista dejó a cuatro contrincantes en el camino, tiró el centro atrás y allí estaba Nicolás Contín, quien le dio la ansiada victoria a su escuadra.

"Paradeeela, Paradeeela…"
Con el final del choque llegó la explosión, el grito desaforado de los hinchas, acompañado por insultos hacia el cielo, como desahogo, luego de haber cortado una larga racha sin triunfos como local. Ésas fueron las imágenes del día y, a pesar de que el pibe de la camiseta «26» quiso pasar desapercibido, cuando se iba retirando del campo de juego mirando el verde césped, la gente lo despidió con el grito de «Paradeeela, Paradeeela…», que se escuchó desde los cuatro costados del estadio. Un gesto emotivo para el pibe de Quiroga que también pasó por el fútbol de Junín.

COMENTARIOS