El delantero juninense Gianfranco Ottaviani.
El delantero juninense Gianfranco Ottaviani.
PRIMERA C

Gianfranco Ottaviani, campeón

El delantero de Sarmiento, que hoy se recupera de una grave lesión en su rodilla, pudo disfrutar de un título esperado. Es que su equipo, Cañuelas Fútbol Club, derrotó a Central Córdoba de Rosario por 1 a 0 y dio la vuelta olímpica en el marco del Apertura de la Primera C.
Cañuelas salió desde su casa con mucho apoyo, porque su gente había ido a despedir el micro con un banderazo. Pero el plantel sabía que en Rosario no iba a estar solo y mucho público lo acompañó en la ciudad santafesina para festejar. Y la celebración fue total, sobre todo porque no había sido nada fácil y había sufrido bastante. Y sí, se quedó con el Apertura.
El “Tambero” necesitaba el triunfo sí o sí, porque Laferrere, su escolta, ganaba 3 a 1 y, en ese momento, se estaba quedando con el torneo. Pero, cuando faltaban 15 para el final, apareció Krüger para desatar la locura de todo Cañuelas. Es que, con eso, se quedó con este primer campeonato de la Primera C.
En un certamen muy irregular en el que muchos elencos habían pasado por la punta, el “Tambero” fue el que mejor jugó a lo largo del Apertura, lideró sobre gran parte de la recta final y terminó el campeonato en lo más alto.
Pero el premio no fue solamente el trofeo, sino que también se quedó con una de las plazas para la final por el ascenso al final de la temporada.

COMENTARIOS