Los campeones en la clásica foto final.
Los campeones en la clásica foto final.
BÁSQUET LOCAL

Cavul se consagró en Primera después de 11 años

Los Vagos Unidos Linqueños dieron la vuelta, tras derrotar a Club Junín por 79-69 en la finalísima.

Lincoln se vistió de fiesta anticipándose al día patrio. Cavul se consagró campeón del torneo apertura de primera división, tras derrotar en la finalísima a club Junín por 79-69.
El estadio de los Vagos se vio colmado de espectadores que vieron a su equipo dar la vuelta tras un partido complicado contra el quinteto juninense.
En casi cinco minutos de iniciado el juego Cavul se puso 13 a 4 motivando el primer pedido de tiempo muerto computado por parte del conjunto juninense. El Vago respondió con un triple de Juancito Eder a un doble rápido de Carlos Rodríguez y dejó por sentado que Junín no se lo iba a llevar puesto en su casa.
Después apuró el trámite del juego con los pases internos para Ezequiel Urbieta –que respondió con acierto- y cerró a toda orquesta el primer segmento en manos de Eder y Lippi: 18-13.


Junín se puso el overol en defensa para el segundo cuarto y experimentó un repunte importante que dejó el partido casi como al principio al cierre del primer tiempo: 34-32.
Apareció Joaquín Martirén (2 dobles, 5 simples) que gravitó en la pintura oponente y encabezó el repunte juninense.
Cavul fue fiel a una política de juego y metió todas las bolas abajo. La eficacia en los simples (Chemile-Arrascaete-Urbieta) lo sostuvo arriba para ganar el parcial.
El tercer cuarto fue la antítesis del primer tiempo. Se olvidaron de defender. Jugaron a correr y tirar. En medio de este contexto, club Junín descontó un punto más: 57-56. Aimar Chemile (2 triples, 1 doble, 4 simples) fue el nervio-motor del local; mientras que en Junín sobresalieron Nicolás Maggi (2 triples, 2 dobles) y Joaquín Martirén (3 dobles).
Club Junín salió a quemar las naves en el último cuarto. Carlos Rodríguez igualó el juego en 61 con un triplazo y en la contraofensiva le contestó Aimar Chemile con otro (64-61) y tras cartón el Vasco Arrascaete con un doble: 66-61.
Bosa se vio obligado a frenar el partido con un tiempo muerto computado a menos de cinco minutos para el final, pero el equipo no alcanzó a reaccionar y consumió otro tiempo a falta de 3´ (Viale, tremendo con 2+1, 69 a 63).
Junín no se pudo recuperar más. Llegó un triplazo de Aimar Chemile (74-65) con 1´ 22” por jugarse que anticipó el festejo de los Vagos en su cancha. Chau partido. El resto hasta la chicharra fue meramente anecdótico.

COMENTARIOS