Dictado de taller a cargo de Carlos Gorard, en el comedor Los Totoreros.
Dictado de taller a cargo de Carlos Gorard, en el comedor Los Totoreros.
ECOSISTEMA DE JUNÍN

Proyecto de conservación de totoras y juncos en la laguna El Carpincho

El programa pretende concebir a los totoreros como agentes fundamentales para la restauración y conservación de los humedales, así como proveer a estos trabajadores de los recursos necesarios para el desarrollo de productos manufacturados.

Las instituciones Arquitectura Rioplatense, Casa Río y Humedales Sin Frontera iniciaron un proyecto de conservación de las totoras en el humedal de la laguna El Carpincho de Junín. Según informaron a Democracia, el mismo pretende concebir a los totoreros como agentes fundamentales para la restauración y conservación de los humedales de las lagunas de Junín, así como proveer a estos trabajadores de los recursos necesarios para el desarrollo de productos manufacturados que le otorgue a su trabajo un valor agregado.

Continuando con las tareas emprendidas durante el 2023, el productor mimbrero y artesano Carlos Gorard, de la localidad de Berisso, brindó este año una serie de talleres de cestería y trabajo con fibras naturales a los trabajadores y a la comunidad totorera.

Además de los talleres, se brindó asesoramiento para las ventas de los productos en localidades regionales, lo que incluyó la creación de folletería y la conformación de una cooperativa de trabajo, con el objetivo de fomentar y valorizar el trabajo manual en la región, además de proveerles una fuente de trabajo redituable. 

Por otro lado, junto a estos grupos de trabajadores se construirán tres puestos de avistamiento de aves en la laguna utilizando las fibras naturales que crecen en el lugar. Para realizar este proyecto se cuenta, además de los conocimientos previos del equipo de trabajo, con el asesoramiento de los naturalistas de la localidad, entendiendo que es indispensable el fortalecimiento y la extensión de las redes de trabajo comunitario. 

Cabe destacar que los talleres están enfocados en el perfeccionamiento de las técnicas de trabajo con el junco y la totora, tanto para el desarrollo de cestería como para el uso en la construcción. 

Además, se realizaron dos jornadas de capacitación para la venta de los productos en la región. Como en los perfeccionamientos realizados durante el 2023, el lugar de trabajo y aprendizaje de este año tuvo lugar en el comedor Los Totoreros, localizado en el barrio con el mismo nombre.

Problemática ecosocial 

“Este grupo de trabajadores habita el barrio conocido como Los Totoreros, ubicado en las inmediaciones de la laguna El Carpincho, en la periferia de la ciudad de Junín. El barrio tiene serios déficits habitacionales, lo que deriva en un conjunto de problemáticas sociales severas, entre las que se reconocen la desnutrición infantil, falta de salud mental y física, abandono escolar y analfabetismo”, explicaron a este diario. 

En el barrio se encuentran, también, el Jardín de Infantes N° 912, la Escuela de Educación Primaria N° 17 y los comedores Los Totoreros y Los Solcitos, que otorgan desayuno, almuerzo y merienda a las familias que lo necesiten. Además, los comedores sirven como espacio de reunión y trabajo comunitario.

Área de trabajo 

Como ya se mencionó, el proyecto se centra en el humedal de la laguna El Carpincho de Junín, perteneciente a las lagunas encadenadas de la cuenca del Río Salado, que se origina en el sur de la provincia de Santa Fe para desembocar en el estuario del Río de La Plata, a la altura de la Bahía de Samborombón, en la provincia de Buenos Aires. 

El sitio se encuadra dentro de los Humedales Pampeanos que son el hábitat de una gran variedad de especies de aves acuáticas. Los humedales son de gran importancia para la conservación y restauración del ambiente, tanto por el rol que poseen en la regulación hídrica como por las múltiples funciones ecosistémicas que proveen, entre las que se destacan la retención de sedimentos y nutrientes, proveer de refugio y alimento a diversas especies de animales silvestres, atenuar temperaturas, evitar la erosión del suelo y amortiguar inundaciones, entre otras. 

La laguna El Carpincho se localiza a cuatro kilómetros al este de la ciudad de Junín y tiene una extensión de entre 400 y 500 hectáreas, con una profundidad media de 1,50 metros.

Además de las especies silvestres que la habitan, hay actividad humana, ya que allí se encuentran el Club de Cazadores y el Club de Pescadores, sectores donde se practican actividades náuticas con fines recreativos. 

Al mismo tiempo, este es el espacio de trabajo para un grupo de trabajadores de la economía popular, autodenominados totoreros, quienes recolectan la totora que crece anualmente en la laguna. 

La labor de estos trabajadores del humedal consiste en cortar, dejar secar la totora y armar atados con fibras naturales, que posteriormente serán trasladados a la localidad de San Pedro (provincia de Buenos Aires) para su utilización en los viveros que caracterizan a esa región. 

La actividad desarrollada por estos trabajadores es estrictamente de recolección, tanto porque la totora se regenera sin necesidad de volver a cultivarla -debido a su crecimiento rizomático- como por el hecho de que no cuentan con los conocimientos suficientes como para producir manufacturas que le otorguen un valor agregado a su trabajo. 

Equipo de trabajo

Alejandro Meitin, abogado y artista-investigador, fundador de Casa Río.
Franco Palacios, arquitecto-investigador, fundador de Arquitectura Rioplatense.
Jesu Antuña, artista-investigador, becario IECH-UNR, CONICET.
Silvina Arán, totorera y fundadora del comedor Los Totoreros.
Carlos Gorard, productor y artesano del mimbre.
Sofía Wiener, diseñadora industrial.

Proyecto Totoreros

En mayo, se hará la presentación del Proyecto Totoreros en la galería de arte municipal Tono Local, donde se mostrará todo lo que se viene trabajando.

COMENTARIOS
Curso sobre Energías Renovables