Se entregaron dos chicos diciendo ser los autores del asesinato de un joven
GIRO EN LA INVESTIGACIÓN

Se entregaron dos chicos diciendo ser los autores del asesinato de un joven

Tras los trámites de rigor, los jóvenes fueron entregados a sus padres y quedaron momentáneamente bajo protección policial.

A Leandro Nahuel TataSan Juan (28) lo ejecutaron la semana pasada en una plaza del sur de Rosario. Una moto le cerró el paso y uno de los pasajeros le disparó cuando intentaba huir. La Fiscalía puso en la mira a dealer de droga de la zona como principal sospechoso el crimen. La investigación, sin embargo, tuvo en las últimas horas un giro abrupto: dos adolescentes de 13 y 14 años se presentaron en la Jefatura de Policía y se adjudicaron el homicidio.
San Juan tenía un extenso prontuario y era conocido en el mundo del delito. Pasó cinco años en la cárcel por una condena de robo y al momento de ser asesinado tenía sobre su espalda dos pedidos de captura. El miércoles de la semana pasada por la noche se juntó con unos amigos a comer un asado. Hacía seis meses que se había instalado nuevamente en barrio Tío Rolo, donde viven su madre y sus hermanos.
Al terminar con la sobremesa, ya con la medianoche encima, emprendió el regreso a su casa. Dos personas en moto lo emboscaron y lo fusilaron con dos disparos por la espalda. Los vecinos aportaron dos apodos para identificar a los presuntos autores materiales del crimen, uno de ellos muy conocido en las calles de esa parte de la ciudad por sus vínculos con el negocio del narcomenudeo.
El viernes pasado, el expediente judicial cambió de rumbo. Dos chicos, identificados como Juan y Gabriel, de 14 y 13 años respectivamente, se presentaron en la Jefatura de Policía junto a una vecina del barrio. El oficial de la puerta les preguntó qué necesitaban. “Vinimos a entregarnos porque cometimos un asesinato”, respondieron los adolescentes, quienes inmediatamente fueron demorados y puestos a disposición de un juzgado de menores y de la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de la provincia. Tras los trámites de rigor, los chicos fueron entregados a sus padres y quedaron momentáneamente bajo protección policial. Este lunes, se presentaron ante un juez para dar más detalles de la supuesta participación que tuvieron en el homicidio.
En tanto, el fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Ademar Bianchini, todavía al frente de la investigación debido a que hay mayores señalados en la causa, le tomó declaración a la mujer que acompañó a los chicos a la sede de la Policía local.
Según pudo averiguar Clarín, Bianchini “no descarta la participación de un mayor de edad en el hecho”, y está a la espera de la información que le pueda proveer el juzgado de menores para “entrecruzar” información. La gran incógnita que envuelve al caso es si los menores son los verdaderos autores materiales del asesinato o si se presentaron para encubrir a un adulto, ya que ambos son inimputables.

COMENTARIOS