“Monstruitos simpáticos” en la plaza con calesita de Alem.
“Monstruitos simpáticos” en la plaza con calesita de Alem.
ARTE URBANO

Alem embellecido con murales de colores

En el último tiempo, las calles quietas de Alem comenzaron a cambiar su fisonomía y a teñirse de los más vibrantes colores. Al pasar para ir al almacén o a trabajar, los vecinos se detenían unos minutos para contemplar la labor de un grupo de jóvenes que se encontraba pintando murales en las paredes. Con bajas temperaturas o con calor, los chicos asistían al taller de arte para avanzar cada día un poco más.
El proyecto surgió por parte de la Dirección de Cultura de Leandro N. Alem, en el marco de las asistencias técnicas municipales. El muralista Federico García fue contratado como capacitador en el taller de muralismo e intervenciones urbanas en el pueblo de Alem y también se dictó el mismo taller en Vedia, a cargo del profesor Luciano Rodríguez.
“En Alem realizamos dos murales: el primero nos llevó casi un año hacerlo y el disparador tuvo que ver con los cuatro elementos (fuego, aire, tierra y agua)”, contó Federico García a Democracia y agregó “realizamos muchos bocetos con ideas previas, con imágenes que hacían referencia a dichos elementos, y luego se unieron en una composición global que pasó a la pared; el segundo se realizó en un tiempo corto y en una pared que está en una plaza que tiene una calesita, por esa razón, sumado a que en esta ocasión participaron niños y niñas más adolescentes y adultos, el motivo fue ‘monstruitos simpáticos’”.
Durante 2018 el taller se dictó una vez por semana, con una duración de dos horas. “La cantidad de chicos fue variando, porque fue duro pasar el invierno pintando afuera”, contó Federico García y agregó “la repercusión y respuesta por parte de los vecinos es muy buena, cada persona que pasaba por donde estábamos trabajando nos tiraba muy buena onda y nos motivaban a seguir”. En otro orden, Federico señaló que “es buenísimo poder llevar este proyecto adelante y dejar sellado en las paredes la expresión de quienes llegaron a amar esta labor durante el año; la gente los siente como propios por el sólo hecho de estar en su pueblo”. Aún no se sabe si durante 2019 el taller continuará. “De mi parte voy a pulsar para que continúe”, finalizó Federico García.

COMENTARIOS