Golombek en Lincoln: “en los últimos años aprendimos mucho más sobre el cerebro que en toda la historia”
3º FERIA DEL LECTOR

Golombek en Lincoln: “en los últimos años aprendimos mucho más sobre el cerebro que en toda la historia”

Se realizó el cierre de la jornada de la Feria Distrital de Ciencias y Tecnologías con una charla a cargo del científico Diego Golombek en el marco de la 3º Feria del Lector.

El reconocido científico expresó que “la vida contemporánea hace que el tiempo se acelere, entre otras cosas porque manejamos mucha más información y si el cerebro tiene más fuentes de información piensa que el tiempo va más rápido”. Además, “la sensación que el tiempo pasa más rápido es universal. Nosotros estudiamos el reloj de la estimación subjetiva del tiempo. La estimación va variando de acuerdo a como la estés pasando, si la estás pasando bien el tiempo pasa rápido y si estás en la sala de espera del dentista tarda mucho más y eso también se puede medir”.

También indicó que en “todo lo que hacemos intervienen dos cosas. Lo que traemos de fábrica, lo que ligamos de papá y mamá y lo que hacemos con eso, lo ambiental, lo cultural, lo social. Lo que hacemos con eso no tiene límites, tu familia, tus amigos, tu educación, lo que comes, si haces gimnasia, lo que absorbes. Eso puede pasar por arriba de las propensiones. Somos el equilibrio entre esas dos cosas, las emociones también son un equilibrio entre esas dos cosas. El amor, el miedo o la rabia son un poco las dos cosas. Estamos acostumbrados a pensarlo desde lo cultural y lo social y lo biológico”.

En cuanto a los sentimientos sostuvo que “el amor también tiene que ver con la actividad del cerebro, con la búsqueda de recompensas que hace nuestro cerebro, es un cazador de recompensas, busca cosas que le den placer. El cerebro busca una satisfacción inmediata y con el amor pasa lo mismo, te da cierta satisfacción cerebral y causa adicción. El amor tiene mucho que ver con el cerebro y por supuesto también con el ambiente”.

En relación al aprendizaje en las aulas manifestó: “La neurociencia llegó para quedarse. Es cierto que hay un boom y tiene una razón. En los últimos años aprendimos mucho más sobre el cerebro que en toda la historia. No es que aprendimos más de una reacción química porque el cerebro también somos nosotros. Nuestras memorias, nuestras decisiones, nuestra moral, nuestro sentimiento. Y a la gente le interesa saber esto. Y aprendimos mucho más porque la tecnología avanzó muchísimo para poder entender el cerebro desde afuera. Hay resonadores magnéticos que te permiten desde afuera ver qué partes del cerebro se prenden y se apagan. Eso ha sido revolucionario y por eso ha avanzado tanto. Y hay que aplicar todo esto que sabemos por ejemplo en la neuroeducación. Qué de lo que se sabe en el laboratorio sirve en el aula. Porque hablamos mucho de esto pero todavía al aula no llegó casi nada. Tenemos que aplicar esto. Hay un más allá de la neurociencia que está ocurriendo ahora y no sabemos bien donde nos va a llevar”.

Diego Golombek es doctor en Ciencias Biológicas de la Universidad de Buenos Aires, profesor titular en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQui), donde dirige un laboratorio especializado en cronobiología e investigador superior del Conicet. Tiene además una reconocida trayectoria como divulgador de la ciencia en varios ciclos televisivos y medios gráficos. Actualmente coordina el Programa Nacional de Popularización de la Ciencia del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. Recibió, entre otros, el premio nacional de ciencias “Bernardo Houssay”, la beca Guggenheim, el premio Konex en comunicación y el premio “Ciudad Capital” del Distrito Federal de México.

COMENTARIOS