None
LOS EFECTOS DE LA CRISIS ECONÓMICA

Advierten sobre nuevas complicaciones en el sector inmobiliario rural

Lo afirmó el presidente de la CAIR, Cristián Beláustegui.

El presidente de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR), Cristián Beláustegui advirtió que se desaceleró la tendencia que indicaba una leve recuperación en la compra y venta de campos en la Argentina, debido a la coyuntura económica.
“En el último mensaje de la Cámara se constataba una tibia reactivación de fines del año pasado y principios de 2014 en el negocio de los campos, había gente que había tomado la posta”, resaltó Beláustegui en diálogo con NA.
La situación es comprobable por lo cual la Cámara emitió un comunicado con declaraciones del directivo quien destacó que “los inversores han vuelto a ponerse en guardia, postergando su momento de invertir al encontrar demasiadas y simultáneas complicaciones e incertidumbres internas”.
“A las cuales se suma la caída reciente del precio internacional de las commodities agrícolas que disminuyen sensiblemente la rentabilidad de las explotaciones”, sostuvo.
El presidente de CAIR dijo a NA que “se frenó por todo lo que se está viviendo y a nuestros problemas internos se suma la baja de la rentabilidad por la caída en los precios internacionales”.
“Hoy se invalida casi totalmente el negocio del arrendamiento agrícola que no tiene rentabilidad, los números al cierre de la campaña 2014-2015 son bajos, en las mejoras zonas con rindes óptimos van a pérdida en muchas zonas, en otras los arrendatarios cambiarían la plata”, manifestó.
El tema de los arrendamientos se agrega a la situación de los campos y “redunda en menos interés de la compra de tierras, hoy seguimos con las restricciones de las operaciones de moneda extranjera que conflictúa las operaciones”.
Además señaló que no está finalizada la reglamentación de la ley de tierras, falta que se concluyan las equivalencias de la zona núcleo en más de la mitad de las provincias argentinas.
Mientras que resaltó que la actitud de la Cámara es la de advertir y “estar presente en este momento difícil y acompañar a los socios; estamos haciendo un seguimiento permanente y emitimos dos informes de mercado por año”.
Beláustegui de la firma Compañía de Tierras afirmó que la situación se agravó en los últimos 60 días y que tiene que “haber cambios en la política agropecuaria para que esto resurja nuevamente”.
“A los compradores les queda claro que es su momento para invertir y continuarán deambulando por el mercado buscando oportunidades, ya no tanto de precio porque la baja ya se ha establecido, sino de campos de calidad, que el día de mañana, cuando la situación económica y política comience a cambiar, sean activos que recuperen rápidamente su valor relativo”, adelantó.
Mientras tanto, “para poder concretar sus operaciones, los vendedores aguardan esperanzados a que retornen los aires de cambio positivos”, precisó Beláustegui.
Señaló que “la oferta, sin ser exagerada y similar al primer semestre del año, continúa estable dentro de la pampa húmeda, pero las zonas extra-pampeanas siguen inmersas en una importante y agravada parálisis de negocios inmobiliarios”.

COMENTARIOS