None
“LA DEFINICIÓN MANO DURA O MANO BLANDA QUEDÓ EN EL PASADO”, AFIRMÓ

Granados: “Vamos a llenar las calles de cámaras y policías”

El futuro ministro de Seguridad dijo que la Provincia debería tener no menos de 100 mil efectivos.

El designado ministro de Seguridad bonaerense Alejandro Granados, prometió ayer “trabajar muchísimo” para poner más “policías en la calle, pero de verdad” y “miles y miles y miles de cámaras” a fin de enfrentar la inseguridad.
Esa definición llegó tras asegurar que a la fuerza policial provincial le faltan efectivos. “Son 58 mil hombres insuficientes, porque por el tamaño de la Provincia y los habitantes deberían ser 100 mil los policías, por lo menos, pero vamos trabajando en eso”, indicó.
Por esa razón “es el gran valor de la Gendarmería nacional con el apoyo” que presta, remarcó.
Granados, considerado un cultor de la “tolerancia cero”, aseguró que la definición de “mano dura o mano blanda ya quedó en el pasado”.
“La inseguridad no es de ningún partido político ni hace ninguna elección de clase social: al que le toca, le toca”, advirtió el intendente de Ezeiza, nombrado por el gobernador Daniel Scioli al frente del futuro ministerio de Seguridad, e insistió en que el combate contra el delito “excede a la política y todos debemos” colaborar.
En declaraciones radiales, Granados afirmó que desde su nueva función planea “repetir en todos los municipios lo hecho en Ezeiza: aquí nacieron las cuadrículas, las cámaras, el monitoreo de los coches (policiales); cuando los coches caminan los delincuentes se van, cuando están parados frente a la comisaría la cosa no funciona”, alertó.
En medio de la campaña electoral, Scioli anunció el desdoblamiento del ministerio de Justicia y Seguridad en dos nuevas carteras, modificación que deberá ser aprobada por la Legislatura.
El jueves, durante un acto en Berazategui, el mandatario puntualizó el nombramiento del jefe comunal de Ezeiza al frente de la futura cartera de Seguridad, mientras que el actual ministro Ricardo Casal quedará a cargo de la de Justicia.
“Vamos a trabajar muchísimo, (vamos a) poner a la policía en la calle pero de verdad”, adelantó Granados y señaló que esto se suma a la “importantísima presencia de la Gendarmería nacional” en la actualidad en distintas zonas de la Provincia.
Dijo, además, que su propósito es “trabajar fuertemente en la prevención: vamos a poner miles y miles y miles de cámaras. A mí no me gusta que la cámara te relate lo que pasó, quiero evitar que (el hecho delictivo) pase y que las cámaras sirvan para ver cada cuánto pasa el patrullero”, subrayó.
El designado ministro recordó que hace “muchos años” le había pedido al entonces presidente Néstor Kirchner movilizar a la Gendarmería que “estaba cumpliendo otras funciones en el Sur para que viniera a ayudarnos a la provincia de Buenos Aires”.
Cuando se le indicó las interpretaciones sobre su habitual dureza frente a los delincuentes, Granados sostuvo que “eso de mano dura o mano blanda quedó en el pasado. Lo que tenemos que hacer es que los que están fuera de la ley pasárselos a la Justicia y que haga lo que tiene que hacer y ponerlos donde los tiene que poner”, remarcó.

Poner freno

Granados hizo hincapié en la necesidad de sacar a la calle “de verdad” a los agentes de la fuerza de seguridad a fin de frenar la inseguridad, una de las mayores preocupaciones de la ciudadanía.
“Son 58 mil hombres insuficientes, porque por el tamaño de la Provincia y los habitantes deberían ser 100 mil los policías, por lo menos, pero vamos trabajando en eso”, indicó.
Finalmente, Granados insistió que el combate de la violencia “excede a la política”.
“Debemos trabajar todos absolutamente todos y, especialmente, los intendentes, quienes juegan un rol preponderante en el tema de la seguridad y deben ser ellos los que deben disponer las políticas de seguridad”, aseveró.

COMENTARIOS