La población salió a las calles para denunciar a los policías y reclamar justicia.
La población salió a las calles para denunciar a los policías y reclamar justicia.
MASACRE DE SAN MIGUEL DEL MONTE

Crece la hipótesis de que los chicos vieron algo que no tenían que ver

Por la muerte de los cuatro jóvenes, los policías acusados están imputados por homicidio doblemente calificado y falsedad ideológica.

La causa por la masacre de San Miguel del Monte tiene a cuatro policías imputados por la muerte de cuatro jóvenes, y una adolescente que está internada en estado crítico. Hay otros cuatro agentes acusados de encubrimiento y falsificación de documento, entre las que figura una oficial detenida este viernes. Otros ocho agentes fueron separados de sus cargos por Asuntos Internos.
Mientras avanza la investigación contra los policías acusados de perseguir, disparar y provocar el choque de un Fiat 147 en el que viajaban cinco chicos, la Justicia analiza si el caso esconde una trama aún más grave. Todavía no están claras las circunstancias por las que finalmente tres patrulleros involucrados en el hecho empezaron a seguir al auto.
La primera versión que brindó la Policía aseguraba que fue un solo móvil, que volvía de un control vehicular, el que siguió al auto y que por un llamado al 911 intentó pararlo y el 147 escapó. Terminó impactando contra el acoplado de un camión estacionado sobre colectora de Ruta 3, el lunes a la madrugada.

Qué vieron los chicos
Nadie puede entender qué es lo que originó una persecución tan salvaje de tres camionetas de la Policía a un Fiat 147 con cinco pasajeros adentro, que tampoco escapaba a gran velocidad. Tanto familiares de las víctimas como voceros del caso dicen que "quizás los chicos vieron a los policías en una situación comprometedora".
En ese sentido, también los investigadores suponen que los chicos vieron algo que no tenían que ver, y por eso fueron perseguidos por los agentes. ¿Una situación comprometedora de los hombres de la fuerza de seguridad? ¿Una transacción narco? ¿Un apriete? ¿Una extorsión?
La Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires investigará una serie de irregularidades atribuidas a la Policía en San Miguel del Monte, entre ellas coimas, que fueron denunciadas por familiares y amigos de los cuatro jóvenes fallecidos el pasado lunes.

Asociación ilícita
También, el Procurador General de la provincia, Julio Conte Grand, confirmó que tanto Asuntos Internos como la Justicia están investigando "una asociación ilícita referida a la comisión de delitos", por parte de los policías.
"Los fiscales ponen el foco en primer lugar en determinar lo que pasó antes de la colisión, cuáles fueron las razones, la persecución, los disparos y a partir de ahí comienza la investigación del proceso anterior, la foja de servicio de los policías, sus antecedentes, y en eso está la fiscalía trabajando", comentó Conte Grand.
En tanto, también confirmó que en la persecución al Fiat 147 participaron tres móviles policiales y que ya se determinó, a través de las pericias balísticas, cuál fue el arma que se ejecutó en el hecho.
Por otra parte, según una denuncia que llegó a las más altas esferas del Gobierno Nacional, en el paseo por la zona de la Laguna, los chicos habrían visto a los agentes en medio de una transacción narco. Y en ese contexto aparecen rumores que la Justicia también analiza: audios anónimos que serían de agentes de San Miguel del Monte horas después de la masacre. Uno habla del supuesto ofrecimiento de cerca de 100 mil pesos al chofer del camión contra el que impactaron los chicos para que no hable, y otro de policías bajando droga en un negocio de la zona. Los investigadores todavía no pudieron confirmar la veracidad de esos audios y si las voces pertenecen a los agentes.

Policías implicados
Los efectivos acusados por la masacre son el capitán Rubén García y los oficiales Leonardo Ecilape, Manuel Monreal y Mariano Ibáñez, todos imputados con los agravantes por su rol de policías y el uso de armas de fuego. También hay cuatro agentes acusados de encubrimiento y falsificación de documento, y otros ocho agentes fueron separados de sus cargos por Asuntos Internos.
Ahora, la Justicia tiene acreditado que “uniformados de la comisaría de San Miguel del Monte, mientras recorrían las calles en dos móviles, comienzan un seguimiento injustificado al ver el Fiat 147, para interceptarlo”. Esta actitud, entiende la jueza de Garantías de La Plata, Marcela Garmendia, “propicia una maniobra evasiva del conductor y se inicia una persecución en claro abuso de sus funciones”.
En el siguiente punto se describe la acción ilícita más gravosa: “Al menos desde dos vehículos policiales, con el propósito de producir su muerte, efectuaron –por lo menos- cuatro disparos” con sus armas reglamentarias (Bersa Thunder). La resolución de la jueza confirma que uno de los jóvenes ocupantes resultó herido de bala.
En otro apartado, la jueza describe que otra pareja de policías que recorrían la ciudad en patrullero y el oficial de servicio de la comisaría de Monte falsearon declaraciones y falsificaron documentos y también seguirán detenidos. Horas después, se sumó a la lista de detenidos la oficial que se presentó por su cuenta el viernes ante el fiscal del caso, Lisandro Damonte. “Vio todo y lo ocultó. No informó exactamente cómo fueron las circunstancias en que se desarrolló el hecho”, explicaron en los tribunales de La Plata. También habría firmado un acta con datos falsos.
Otros ocho agentes fueron desafectados por Asuntos Internos, entre ellos los dos jefes de calle de la comisaría de San Miguel del Monte. Sobre ellos dos pesan denuncias por supuesta connivencia con delincuentes y narcos de la zona.

COMENTARIOS