MUJER EMBARAZADA CON MUERTE CEREBRAL

Piden que la desconecten

En noviembre, Marlise Muñoz, una enfermera texana de 33 años que estaba embarazada de 14 semanas, sufrió una embolia pulmonar en la cocina de su casa. Según aseguran sus familiares, los médicos les comunicaron que tiene muerte cerebral. Y como ella siempre se opuso a mantenerse en vida de forma artificial, su familia pidió que le saquen la respiración asistida. Pero la legislación de Texas –similar a las de otros 12 estados en EE.UU.– obliga a que se mantenga conectada hasta que la gestación, que actualmente es de 20 semanas, llegue a término. La ley establece que nadie puede poner fin a un tratamiento para mantener la vida artificialmente si la paciente está embarazada. Marlise, madre de otro niño de año y medio, está internada en el hospital John Peter Smith.

COMENTARIOS