None
CUANDO LA INSEGURIDAD EXTREMA GOLPEA DOS VECES

Otra vez hubo pánico y máxima tensión en un violento asalto al kiosco “Carlito”

Como anticipó este diario, en la medianoche del viernes último dos delincuentes ingresaron a robar al local de calle Alem y Roque Sáenz Peña, encañonaron a la empleada y la amenazaron con dispararle a quemarropa.

Pudo haber terminado en otra tragedia.
En efecto, como aquel fatídico sábado 9 de marzo último, cuando la joven de 17 años Karen Campos fue ultimada de un disparo de arma de fuego al intentar resistirse a un asalto en el kiosco “Carlito”, situado en la esquina de las calles Siria y Borges, este viernes, cerca de la medianoche, se vivió una situación casi idéntica en el otro comercio de la misma marca, ubicado en pleno centro de nuestra ciudad, en la calle Alem y Roque Sáenz Peña.
Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas fatales, pero se vivieron instantes de máxima tensión y dramatismo.
Allí, dos delincuentes con armas de fuego irrumpieron violentamente en el comercio y tras intimidar a punta de pistola a la empleada, se alzaron con la recaudación en efectivo, un monto cercano a los $ 4.500, según confió el propio dueño del negocio a Democracia.
No conformes con haberse apoderado del botín, antes de retirarse del lugar, uno de los malvivientes encañonó a la trabajadora con el objetivo de amedrentarla.
“No puede ser que esto pase en pleno centro, ya en el otro local mataron a una chica y ahora esto”, lamentó el dueño del comercio, muy molesto.
Tras concretar el atraco, los malhechores huyeron rápidamente en una motocicleta, y si bien efectivos de la Comisaría Primera montaron un rápido operativo cerrojo para atrapar a los cacos, los mismos no pudieron ser identificados.
Al parecer, el ilícito no fue registrado por las cámaras de seguridad instaladas por el gobierno local de Junín en esa zona.
El hecho fue caratulado “robo calificado” e interviene en el caso la fiscal de turno del Departamento Judicial de Junín doctora Isabel Carniel.

COMENTARIOS