UN COMPAÑERO, EL PRINCIPAL SOSPECHOSO

Hallan sin vida a una mujer en una fábrica

Una joven fue hallada asesinada, con golpes y una bolsa de nailon en la cabeza, en una fábrica del partido bonaerense de Morón, y los investigadores creen que se defendió de un ataque sexual cometido por un compañero de trabajo que quedó detenido por el crimen.
Fuentes judiciales informaron que la autopsia al cuerpo de la víctima, identificada como Marisa Sotelo (25), reveló que, en principio, ésta murió por asfixia y presentaba lesiones traumáticas en el cráneo y la cara.
Sin embargo, los forenses no hallaron de manera macroscópica signos de abuso sexual, aunque aguardan los resultados del análisis de los hisopados realizados en el cuerpo.
EL homicidio de Sotelo fue descubierto el domingo, en una fábrica de cerámicos ubicada Bunge y Enrique Fermi, de la localidad de El Palomar, partido de Morón, en la zona oeste del conurbano, donde trabajaba la joven.
El jefe distrital de Morón, comisario Fabio Perrone, aseguró ayer que se determinó que Sotelo había llegado a las 8 a su lugar de trabajo, donde se encontraba un compañero suyo, identificado como Ever González (20), de nacionalidad paraguaya.
"Eran las únicas dos personas que estaban en la fábrica, habían ingresado a hacer horas extras y se iban a quedar hasta las doce del mediodía", explicó Perrone quien prefirió no dar más detalles de la causa.

COMENTARIOS