None
TORNEO CLAUSURA

Animarse a más

Newell's no se animó a ganarlo con lo que hubiera quedado solo en la punta, pero sacó un empate contra un duro Arsenal y se subió a la cima junto a Boca. Los de Alfaro, que ganando también se trepaban a lo más alto de la tabla, se olvidan de los promedios.

Tanto Newell´s como Arsenal se juegan más que tres puntos. Se juegan la posibilidad de llegar a lo más alto del torneo Clausura. La situación los puso incómodos: ninguno de los dos se imaginaba, antes de comenzar el torneo, vivir en una realidad que los ubicara tan alto en la tabla. Y el miedo escénico jugó su papel: el partido no fue bueno y ninguno se animó a ganarlo. Claro que el 1-1 le permitió a los rosarinos estar junto a Boca en lo más alto del Clausura, puesto que hubiese sido suyo con exclusividad si se llevaba los tres puntos.
La primera mitad mostró a dos equipos atados. La tradicional movilidad que muestra Newell’s todos los partidos vio solo resultados en la faceta defensiva. La presión sobre el mediocampo de Arsenal fue sostenida y los locales tuvieron pocos espacios para generar juego en ataque. Pero esa movilidad del equipo de Martino no tuvo su correlato en ataque. Sperduti, Urruti y Tonso se las tuvieron que arreglar muy solos contra la sólida defensa rival. Y nada pudieron hacer.
En consecuencia, con un Arsenal que no está acostumbrado a salir a buscar el triunfo, la primera mitad se hizo aburrida en general, salvo por alguna llegada aislada.
En la segunda mitad llegaron rápido las emociones. Con apenas un minuto, Darío Benedetto conectó de cabeza un centro preciso y marcó el primer gol del partido. Sin embargo, Newell’s no se dejó sorprender y ocho minutos más tarde, ya había alcanzado el empate: Figueroa capturó un rebote en el área y no perdonó.
Parecía que Newell’s tenía viento a favor luego del rápido empate, pero el esfuerzo físico pesó sobre la línea media de los rosarinos y el que creció fue Arsenal, libre de la presión asfixiante que sufrió durante casi una hora de partido. Así, las mejores chances para desnivelar el marcador fueron para los dirigidos por Alfaro. La más clara fue a los 39 minutos, con un cabezazo de Córdoba que Peratta encontró en el medio del área chica.
No hubo tiempo para más. Newell’s terminó conforme con un punto que lo dejó en lo más alto, pero no se animó (o se quedó sin energías) para buscar los tres puntos. Arsenal pareció obnubilado por ocupar un lugar que no es el suyo y tampoco supo cómo resolver esa situación.

COMENTARIOS