Lionel Messi.
Lionel Messi.
ENFOQUE

Messi: Cara y Ceca

Messi recibió el año en Rosario bailando cumbia con Antonela Rocuzzo en la previa de lo que será su reencuentro con la pelota el domingo 6 por la Liga contra el Getafe. Por delante, las expectativas de siempre que incluyen, según lo que aseguran en la AFA, el retorno a la Selección para la Copa América de Brasil. Para atrás, la sensación de haber transitado un 2018 con sabor a poco certificado por dos imágenes que lo dicen todo: la eliminación en cuartos de final de la Champions contra la Roma y la eliminación en octavos del Mundial de Rusia. Dos escenarios en los que Lio no cantó el presente.
Hubo, no obstante, títulos y 51 goles convertidos que significarían una estadística top para cualquier futbolista. No para Messi, habitualmente dueño de las mejores marcas y los récords más notables. En la temporada que pasó el contraste entre los números y su rendimiento fue grande y no ha resultado extraño que el rosarino haya quedado al margen de los principales premios dedicados al mundo del fútbol. La vara, durante mucho tiempo, ha estado muy alta y de alguna manera malacostumbró con su efectividad. Pero en 2017 fue segundo de Cristiano Ronaldo en the Best de la FIFA, el balón de Oro en el UEFA al Mejor Jugador de Europa y en el Globe Soccer Adwards. En 2018 se quedó afuera del podio de todos.
Volviendo a los goles, el rosarino lleva cinco años superado la barrera del medio centenar, como han acotado quienes siguen al milímetro su campaña. En 2017, por caso, había señalado 54 y “apenas” logró un título. En el año que acaba de terminar hizo 51 y dio tres vueltas olímpicas. Pero los cachetazos de la Champions y de la Copa del Mundo hicieron más ruido. Por eso la lupa está puesta sobre lo que lo que producirá Lio en la temporada que está por comenzar.
En medio de las idas y vueltas que tuvo el año futbolístico para la Pulga, en octubre, en la victoria sobre el Sevilla por 4-2 se fracturó el radio del brazo derecho después de chocar con un adversario y apoyar mal la mano al caer. La lesión no mantuvo un mes fuera de las canchas pero cuando volvió fue a puro gol y como una de las figuras en el Barcelona aunque arrastraba las penas por el fracaso con la celeste y blanca en Rusia.
Inevitablemente cuando se habla de Messi siempre se termina relacionándolo con la Selección. El nuevo ciclo que se apresta a enfrentar la “Pulga” incluye una fecha de gran importancia para el fútbol de Argentina: el 14 de junio arrancará la Copa América en Brasil con todo lo que ello implica. Argentina llegará con Scaloni confirmado como conductor para esa contienda continental, una renovación importante en el plantel y la presencia de su figura estelar. Lío, el máximo anotador de la escuadra nacional con 65 goles -también lo es de Barcelona con 573-, infinidad de reconocimientos, un año previo con altibajos y la esperanza intacta tiene con qué seguir siendo Messi.

COMENTARIOS