None
FUNDADO EL 15 DE NOVIEMBRE DE 1915

Rivadavia de Junín: Una apuesta al orden y la continuidad

Fernando Burgos está a punto de cumplir dos años como presidente del albiceleste. En diálogo con Democracia, explicó el trabajo realizado y anticipó los proyectos que se vienen.

El actual presidente de Rivadavia de Junín, Fernando Burgos, tiene una historia muy particular. La primera vez que pisó el club fue a los cinco años y hoy tiene 44. En el medio, la vida lo llevó por varias partes. Jugó al fútbol en el albiceleste, también en Mariano Moreno hasta que una grave lesión en la rodilla lo alejó definitivamente de las canchas.
En realidad, aquella lesión lo alejó de las canchas pero no del club porque, después de recibirse en Buenos Aires de abogado, regresó a Junín para empezar a trabajar por su querido Rivadavia.
Hoy, Burgos está a punto de cumplir dos años de gestión al frente de la presidencia. Para llevar adelante su trabajo no sólo tiene el apoyo de una gran comisión directiva sino también el de su familia. “Sin ellos no podría hacer nada, es fundamental sentirte acompañado”, dijo como una especie de introducción a la charla que mantuvo con Democracia.

- ¿Qué balance realiza de esta gestión que está muy cerca de cumplir dos años?
- Cuando arrancamos, el primer objetivo fue organizar la parte administrativa. El club no tenía ningún tipo de información en formato digital, entonces el primero de nuestros objetivos estuvo direccionado a mejorar eso. Estaba todo ordenado a mano, con anotaciones. Trabajamos mucho en eso, lo pudimos acomodar y de esa manera logramos tener mayores posibilidades de realizar balances. Por ejemplo, saber exactamente la cantidad de socios que teníamos, quiénes pagaban y quiénes no. También armamos una buena base de datos de los chicos que concurren al club.

- ¿Qué otros beneficios les trajo ese reordenamiento?
- Sobre todo nos llevó a poder saber con qué número de chicos trabajamos, saber quiénes son, tenerlos más presentes. Hoy por suerte ya podemos tener eso mucho más aceitado y la verdad que nos genera mucho más orden.

- ¿Y desde lo edilicio?
- En la sede hemos hecho muchas tareas de mantenimiento. La idea desde un comienzo siempre fue tratar de darles más beneficios a los socios. Estamos por terminar el salón del primer piso, que estaba bastante abandonado. Nosotros lo estamos poniendo a punto y dentro de poco se podrá alquilar. Es un salón que permite un espacio para unas 200 personas. Hoy por hoy lo único que tenemos es la cantina, pero es una concesión, que lógicamente hace sus negocios y al socio que asiste le cobra igual que a cualquiera. Entonces, de a poco, la idea es agregar beneficios. Después, algo que ya había comenzado la anterior gestión, hemos logrado recuperar y mejorar la tesorería, la sala de reu-niones, todo lo concentramos en el primer piso. Antes estaba todo disperso en la planta baja y ahora hemos podido concentrar todo en el primer piso. También hemos podido restablecer una oficina de recepción y varios detalles más que de a poco vamos logrando.

- ¿El mantenimiento cuenta mucho, no?
- Muchísimo. Tenemos los salones y ni hablar el predio donde está la cancha principal. Tenemos la intención de construir un microestadio, donde se puedan practicar más deportes, como voley, handball. Ya estamos trabajando mucho en eso, junto a arquitectos e ingenieros civiles. La estructura que pretendemos es muy grande y estamos armando lo que serían los bosquejos. Después, en el complejo polideportivo tuvimos una temporada de pileta muy exitosa. Ahí hemos realizado también varias obras, por ejemplo, hemos construido veredas, hemos incorporado bancos y mesas nuevas. La idea era que el socio, cuando saliera de la pileta, no tenga que pisar la tierra. Entonces hicimos algunos trabajamos para mejorar eso y por suerte quedaron todos muy conformes.

- La temporada de pileta ya es un clásico de la institución.
- Por suerte nos va muy bien. De todas maneras no nos tenemos que relajar ni mucho menos, hay que seguir trabajando. Otra cosa que hicimos fue trasladar un pequeño buffet que teníamos debajo de la tribuna y lo llevamos al parque del complejo. Ahora está en un quincho, muy cerca del natatorio, bien atendido, y ese cambio también funcionó porque notamos que la gente se acercó mucho más y, por ende, se vendió más también. Ahora estamos trabajando mucho en los vestuarios, los estamos ampliando y agregándoles comodidades. Seguramente que para el comienzo del tres ligas lo vamos a estar inaugurando. Después, algo que queremos hacer, y que viene siendo una cuenta pendiente, es mejorar el campo de juego de la cancha principal. Nos gustaría lograr un césped como el que hoy tiene Sarmiento o Jorge Newbery. Creo que esos son los mejores ejemplos.

- ¿Cómo se organizan desde lo económico?
- Tenemos espacios alquilados, como la cantina de la sede, alquiler de los salones, bailes, una cancha de fútbol sintético, hacemos polladas, rifas y todo lo que sirva para sumar. En este sentido no nos diferenciamos del resto de las instituciones deportivas de Junín; creo que a la mayoría les cuesta mucho. Cuando ingresa dinero hay que saber administrar porque tenemos muchos costos fijos, de empleados, mantenimiento y obviamente los servicios con los aumentos que ya todos conocemos. Es un trabajo diario.

- ¿Qué significado le da al club desde lo social?
- Es importantísimo. La mayoría de las personas que estamos en el club nos criamos ahí. Sabemos de la importancia que tiene para los chicos, porque alguna vez fue lo mismo para nosotros. Por eso nos gustaría mucho que la gente se vuelva a involucrar, a colaborar de la manera que cada uno pueda. La cobrabilidad de la cuota societaria nunca es del cien por ciento, pero el socio que se atrasa generalmente después se acerca al club a pagar.

- ¿Cuáles son los objetivos deportivos?
- Sinceramente no me desespera salir campeón. Hoy tenemos un 90 por ciento de los jugadores que son del club y eso es un orgullo para todos. Creo que tuvimos un buen campeonato, en donde quedamos afuera en las semifinales y por penales. Ojalá podamos jugar cosas importantes como hasta ahora y ojalá que sigamos jugando como lo estamos haciendo. Nos gustaría poder tener a otro “Cuca” Sánchez jugando en Primera.

COMENTARIOS