None
FÚTBOL

Mariano Etcheto: Recorrió el país detrás de una pelota

Jugó en Platense, Córdoba, San Juan y Mendoza. Luego hizo la carrera de entrenador.

Nací en Junín, barrio de Villa Talleres, en 1949. Barrio de grandes jugadores como Hugo Spadaro, los Cullerton, Vílchez y un poco más acá Mariano Sardi, el Tigre Muñoz, Ferradas, Cerutti.

Estaba lleno de campitos. Salíamos de la escuela derecho a jugar al fútbol, no había otra cosa. Ahí iban a espiar jugadores. Recuerdo con mucho cariño al Negro Castro. Andaba en una moto y a veces en un Kaiser Carabela. Recorría todos los campitos habidos y por haber. De ahí que conseguía tantos jugadores para Independiente.

A mí me llevó a los doce años a Independiente. Hice todas las Inferiores. Pasé a Primera habiendo jugado cinco partidos alternados, cuando tenía 15. Estuve hasta los 17.

Después tuve una historia con Platense. Habían venido a probar jugadores en la cancha de River. Fuimos un montón. Yo quedé, pero Independiente no me dio el pase porque se quedaba sin jugadores esa temporada.

Al año siguiente, Hugo Spadaro me quiso llevar a Estudiantes de La Plata. Le dije que sí, pero terminé en Independiente de Avellaneda. En esa época Estudiantes no era lo que es hoy.

En mi vida no jugué tan bien como esa práctica que tuve en Independiente. Preguntaban todos quién era. Pero curiosamente no quedé. Ni me hablaron los dirigentes.

Me agarré una amargura tremenda. Al otro día, me fui a San Lorenzo. La dejé nueva. Era la época de Irusta, el Bambino Veira, Tojo, el manquito Casas.

De un día al otro me pasó eso, no toqué una pelota.

Me volví a Junín y al año siguiente me fui a Platense. Estaba de técnico Angel Labruna. Me puso media hora y me dijo: “Esperame afuera”. Me preguntó si tenía el pase, le dije que no y lo compraron ellos. Estuve tres años.

Me tocó la colimba. Jugué en Newbery de Comodoro Rivadavia; salimos campeones. Volví a Platense. Ahí jugaba Jorge Miranda, era igual a Barros Schelotto. Siempre iba con la pata arriba. En una jugada me agarró cruzado y le metí un patadón tremendo. Me echó el técnico. Una semana antes me había pedido Deportivo Español y no me dieron el pase.

Me fui a Talleres de Córdoba, no me gustó porque no tenía nada y arreglé en Universitario de la misma ciudad. Estuve un año.

Me fui a Paraguay con el Gallo Melillo, Saraca Caresani, el Negro Ortega. Estuvimos practicando en Olimpia, pero no quedamos. Fuimos de parranda.

Recalé 6 años en Mendoza. Estuve en Fray Luis Beltrán, en Godoy Cruz, luego en Villa Krause de San Juan y después me compró Palmira.

Lo de San Juan fue espectacular. Me debían plata y no quise jugar. Me suspendieron y no me querían dar el pase. Viajaba de Mendoza todos los jueves y no podía cobrar. Un día me acompañó un dirigente de Palmira a negociar. Le terminaron pidiendo plata. Les dio un cheque y les sacó el pase.

Cuando volvíamos me dice: “El cheque no lo cobran más”. Era que tenía una sola firma y llevaba, como mínimo, la de tres dirigentes.

En Palmira tuve un técnico fenómeno que después se fue a Colombia. Lo acompañé hasta el Aeropuerto y me dijo: “Te mando a buscar”. Y fue así, pero cuando llegó allá estaban los tres cupos extranjeros completos. Era Galván, el de Independiente de Avellaneda, Maggiolo de Vélez Sarsfield y el rosarino Giribet.

Al año siguiente vino a pasear y me quiso llevar a Quintino de Colombia. Justo hubo elecciones y perdió el oficialismo, hasta mataron al hermano del presidente. Se tuvo que quedar en Mendoza.

Me vine a Junín, jugué en Villa Belgrano y el último año en Independiente.

Estuve un tiempo como entrenador de Villa, Independiente, Rivadavia y Defensa Argentina. Un poco me cansé y no hice más nada.

¿Maradona o Messi? Maradona, Messi, Barrionuevo, Trinche Carlovich, Víctor Legrotaglie y el Buby Christin.

COMENTARIOS