Rolando Raúl Di Marco: "Rolo"
BÁSQUET

Rolando Raúl Di Marco: "Rolo"

Es ingeniero agrónomo y flamante presidente del club 9 de Julio, con nuevas ideas en carpeta y una proyección de la entidad hacia el futuro.

Nací en Junín. Hasta los diez años viví por el barrio del club Junín, sobre calle Lebensohn. Luego nos mudamos al barrio de las Morochas, en Alsina y Almafuerte.

Fui a la escuela 24 e hice al secundario en el Comercial. Iba con Sebastián Biurrun, Julián Ginzo, Arce Culaciatti el “Pingüino”, Leo De Luca, Santiago Baldo.

En la escuela primaria se jugaba al futbol, en el patio de la 24 trepábamos al ceibo histórico, entre otros juegos. Hace poco me encontré en el club con Marcelo Suárez, compañero del primario. Él es papá de dos chicos que vienen al club 9 de Julio.

Al básquet, ya mudado, jugué en Argentino, pero muy poquito. Soy medio ojota. En ese momento estaba el hijo de Kike, Seba, mi compañero de colegio, también Diego Camún, Alfredo Vaccarezza, Mario Caporaletti, entre otros grandes; esa camada que jugaba en serio. Yo iba a divertirme.

El tema de la dirigencia y el amor por el “9” comenzó porque, cuando me casé, me vine a vivir al barrio del Obelisco. Estando a cuadras del club, a los cuatro años, Benicio, mi hijo, empezó a jugar al básquet en el “9” con alguien que no quiero dejar de nombrar: el “Colo” Huarte.

La verdad es que se hizo un grupo hermoso en el club y las familias comenzamos a acompañar. Particularmente a mi familia le gusta mucho el básquet. Este año mi hijo cumple 10 años viniendo al club de manera ininterrumpida, porque cumplíó hace unos días 14.

En ese momento todos le dábamos una mano al presidente, el “Oveja” Javier Balvidares, que hoy es el tesorero del club. Organizábamos el minibásquet, la cantina para juntar algunos pesos, o con la pizzeada y tallarineada. Ya todos saben cómo es el tema de ingresos en los clubes, a puro pulmón. Siempre se intenta juntar unos pesos, para los viajes principalmente, y todo para los chicos. Eso es lo más importante que tiene el club, los chicos. Para que se diviertan y la pasen bien, jueguen y estén contenidos en el club, que sea su segunda casa. 

Ya Javier venía como de diez años al frente del club y comenzó a decirnos que quería dar un paso al costado, pero siempre acompañando.

Entonces agarré la presidencia. Habíamos dado un paso fundamental que fue recuperar la personería jurídica. Pero tengo que destacar que lo que se ha logrado en el club en los últimos diez años fue increíble. 

Hoy, gracias a Dios, estamos desbordados en el horario por la cantidad de chicos. Tenemos solo una cancha, no contamos con otro espacio. Durante todo el verano hicimos una ingeniería con los horarios y los días para poder contener a todos los chicos que quieren venir, divertirse, entrenar y pasarla bien.

Estamos enfocados en terminar de armar bien el gimnasio, que ya está funcionando. A partir de U15 para arriba vienen todos, y estamos con el tema de las máquinas y armar el espacio.

Por suerte el año pasado pintamos todo el club. Estamos muy contentos porque quedó muy lindo.

Estamos cerrando los sponsors que nos acompañan y que es el ingreso principal que tenemos para poder competir, viajar y sostenernos en los torneos.

Deportivamente estamos con todas las categorías del torneo local. Incluso en algunas categorías tenemos “A” y “B” por la gran cantidad de chicos.

También nos anotamos en las etapas provinciales con las categorías U13, U15 y U17.

El club viene en una recuperación constante en lo organizativo y poder estar bien con los recursos, por lo que a largo plazo hay un proyecto organizacional pensando las categorías de Cebollitas a Primera, “como dice el dicho” (risas).

La idea es, para los chicos cuando llegan a los 17-18 años, donde muchos dejan y otros tienen expectativas de proyectarse a la Primera con otro tipo de competencias, armar un poco más sólido el tema de la Primera.

Han salido muy buenos jugadores del semillero del club desde diez años a esta parte. Tener un buen semillero es importante. 

No quiero dejar de agradecer a todos los que hoy acompañan en la nueva comisión, que son varios, quienes con muchas ganas están detrás, sin aparecer. Pero sin ellos sería imposible para una sola persona.<

COMENTARIOS
Argentino renueva los abonos