“Fallé en la largada y se complicó la carrera”, dijo Ponce de León.
“Fallé en la largada y se complicó la carrera”, dijo Ponce de León.
“200 KILÓMETROS DE BUENOS AIRES" DEL SÚPER TC 2000

Ponce de León tuvo un problema en la largada y Pernía se adueñó de la carrera

El juninense era el encargado de partir desde la pole position, pero perdió todo al quedar inmóvil al momento en que el semáforo se puso en verde. Desde el fondo, luego, escaló posiciones hasta entregarle el auto a Facundo Ardusso en la séptima posición.

El tandilense Leonel Pernía (Renault) se adueñó ayer de la especial de "200 kilómetros de Buenos Aires" que el Súper TC 2000 celebró en la décima fecha en el autódromo porteño "Oscar y Juan Gálvez", y que lo dejó en la definición por el título junto a Matías Rossi y Facundo Ardusso.
Gabriel Ponce de León era el encargado de partir desde la pole position con el Renault Fluence de Ardusso, pero perdió todo al quedar inmóvil al momento de largar, aunque pudo iniciar de manera tardía cayendo al fondo del pelotón.
Pernía, acompañado por Damián Fineschi, aprovechó la oportunidad que se le presentó al inicio de la competencia, por el problema en el auto conducido por el juninense, y llegó primero a la bandera a cuadros (por tiempo), escoltado por Matías Milla-Franco Vivian mientras que el último escalón del podio fue para Rossi-Santiago Urrutia.
Agustín Canapino, en tanto, abandonó en la vuelta 36, cuando marchaba tercero, con un problema en el motor de su Chevrolet Cruze, lo que hipotecó las chances del arrecifeño de pelear el campeonato.

La carrera
La carrera en Buenos Aires tuvo mucha emoción más allá que Pernía-Fineschi dominaron desde la largada, principalmente por la pimienta que le agregó el cambio de pilotos.
Con la primera docena de vueltas cumplidas, la lucha más interesante se daba entre Santiago Urrutia (Toyota/Matías Rossi) y los Renault de Ponce de León y Facundo Conta, prevaleciendo los autos aurinegros tras un pequeño roce y posterior salida de pista del uruguayo.
En la punta, Pernía estiraba diferencias con un manejo prolijo y determinado, sin fisuras para dejarle un buen panorama a su invitado Damian Fineschi de cara al resto de la final. Con 22 giros completados, comenzaban los movimientos en la zona de boxes con los preparativos para el cambio de pilotos que se concretaría a partir de la vuelta 25.
El traspié de Ponce de León en el inicio, lo obligó a escalar posiciones desde el fondo, y así lo hizo el de Junín, quien trepó hasta entregarle el auto a su "dueño" ubicado en la séptima posición. En la punta giraba Mariano Werner (Fiat), uno de los últimos en hacer su parada, en un intento por ganar segundos, aunque en los primeros giros Mauricio Lambiris pinchó una goma y debió retornar a boxes.
Con el reordenamiento de las posiciones retornó al mando el auto número 3, que ya era piloteado por Damián Fineschi (Pernía) y una falla en el Cruze de Canapino generó el segundo golpe de escena (El primero claramente fue la inmovilidad de Ponce en la largada) con el abandono del arrecifeño en la vuelta 39.
Martín Chialvo (Honda/Caito Risatti )defendía su posición (9°) ante el Toyota de Mariano Altuna, cuando el de Lobería lo tocó de atrás en el curvón, aunque respetó la posición del hombre de Honda, pero el incidente permitió que Antonino García (Chevrolet/Gagliardi) se sumara a la disputa y diera cuenta de ambos una vuelta más tarde.
Fineschi, Franco Vivian (Renault/Milla) y Emiliano Spataro (Renault/Santero) formaban el tridente de punta cuando sólo restaban diez giros para la bandera a cuadros. En la cuarta posición, Ardusso defendía a capa y espada su lugar de los embates de Matías Rossi que llegaban al límite del roce.
En una maniobra para los aplausos, el piloto de Del Viso llegó al final de la recta principal y desplegó una "tijera" para dar cuenta del hombre de Renault a dos giros del final, que posteriormente le valió aferrarse a la cima del torneo cuando Spataro, invitado de Julián santero (Toyota) levantó para dar paso al "Misil".
La victoria nunca estuvo en duda y quedó en manos de la dupla conformada por Leonel Pernía y Damián Fineschi, quienes realizaron una muy buena labor de equipo. Matías Milla y Franco Vivian le dieron el 1-2 a Renault y los hombres de Toyota, Matías Rossi y Santiago Urrutia completaron el podio de los 200 km de Buenos aires.
El piloto bonaerense de Toyota, que compartió su Corolla con el uruguayo Santiago Urrutia, consiguió los puntos necesarios para lograr ese objetivo de ser el líder del campeonato.
Esa historia, entonces, se definirá las últimas dos carreras entre tres pilotos: Rossi comenzará la penúltima competencia de la temporada, el 24 de este mes en el autódromo de Río Cuarto, en Córdoba, con 155 puntos, seguido por Pernía con 150 unidades y Ardusso, con 117.

COMENTARIOS