None
"B" METROPOLITANA

Sarmiento ganó de visitante con un buen juego

Goleó a Atlanta por 3-0 mostrándose superior. Cortó una racha de ocho encuentros sin victorias fuera de Junín. El triunfo lo dejó casi clasificado. Los goles fueron anotados por Agustín Acerbo, Fernando Pasquinelli y Javier Capelli.

Llegó un ansiado día para Sarmiento. El día de la vuelta al triunfo de visitante. Fue después de ocho encuentros y el primero en el 2009. A su vez, lo hizo acompañado de una actuación convincente y que lo dejó casi clasificado hacia el reducido en búsqueda de llegar a la promoción con un club de la "B" Nacional. Hoy precisamente pueden cerrar las matemáticas para asegurarse un lugar si Acassuso no vence a Temperley.
Un Sarmiento que se mostró superior a Atlanta en gran parte del cotejo y que lo comenzó a plasmar en el campo de juego desde el mismo arranque.
Un equipo que apareció plantado con una línea de cuatro en el fondo, García y Bordicio como centrales, mientras que Núñez y Bustos como marcadores de punta con carta libre para proyectarse. En la zona media aparecía Mauro Navone por el medio y sobre la derecha, muy cerca de él, se movía Capelli; por la izquierda estaba Zuleta, quien tenía libertad para maniobrar cuando el conjunto manejaba el balón. Acerbo se tiraba unos metros atrás para colaborar en la generación de fútbol. En tanto, Pasquinelli ocupaba la posición de centrodelantero definido y Ciavarelli se movía adelante por los costados, sobre todo por el izquierdo.
Así, el elenco juninense tuvo un buen funcionamiento. Porque Zuleta mostraba un gran despliegue y le aportaba claridad cada vez que la pelota pasaba por sus pies y se juntaba con Acerbo y Ciavarelli. Asimismo, el aporte de Pasquinelli era muy importante porque las peleaba a todas.
De esta manera, la visita generó situaciones de peligro y hasta que llegó merecidamente a ponerse en ventaja sobre el minuto veintiocho con el gol de cabeza de Agustín Acerbo.
¿Y Atlanta? Poco y nada, casi no inquietó al arquero Migliardi en el primer tiempo. Bilotti y Matos no pesaban en el ataque. Tampoco gravitaba Marecos en el armado de juego.
Un Sarmiento que estaba firme en defensa y con un Mauro Navone de interesante trabajo en el mediocampo no sólo por la recuperación, sino a la hora de jugar, y se encontró bien secundado por Javier Capelli, que exhibió un nivel similar.

Intento de reacción

Atlanta tuvo un intento de reacción en la segunda parte, principalmente a través de la movilidad y dinámica que le dio el ingresado Miguel González, que jugó como enganche tirado sobre la izquierda.
El equipo dueño de casa llegó a generar algunas situaciones de riesgo sobre la valla del arquero Migliardi, pero éste respondió con acierto cada vez que le tocó intervenir.
La entrada de Robles le permitió tener a Sarmiento más aire y contribuyó a tener un poco más la pelota sumándose a la buena propuesta futbolística de Zuleta y Acerbo, éste último luego reemplazado por Sabo-redo.
Las oportunidades para convertir estuvieron apenas pasados los veinte minutos. Primero lo tuvo Pasquinelli, que tiro afuera. Enseguida pateó Capelli y detuvo el arquero Llinás.
Sobre el final, en el minuto treinta y nueve llegó el segundo gol marcado por Pasquinelli. Fue cuatro minutos después que el guardameta Migliardi evitara el empate con el desvío al corner de un tiro de Guzmán.
El tercer tanto, marcado por Javier Capelli, sirvió simplemente para decorar el resultado y transformarlo en una goleada.
Una victoria que ilusiona con comenzar a encaminar el equipo hacia un andar sólido, con equilibrio, y lo cual surge como imprescindible si se tiene aspiraciones de ascenso.

COMENTARIOS