Pablo Petrecca.
Pablo Petrecca.
REPERCUSIONES LOCALES

Hubo críticas y adhesiones al discurso de Milei de dirigentes políticos de Junín

Concejales de La Libertad Avanza celebraron “el cambio en la forma de hacer política”; con matices, Juntos respaldó el mensaje presidencial, pero pidió poner el acento en la educación; y el Frente de Todos habló de un ajuste clásico, en desmedro de las instituciones.

Tras el discurso del presidente Javier Milei en la apertura de sesiones del Congreso de la Nación y la convocatoria al Pacto de Mayo para consensuar diez puntos claves para que el país salga de la crisis económica, dirigentes del oficialismo y la oposición de Junín plantearon críticas y adhesiones al mensaje presidencial. 

La propuesta del líder libertario consiste en diez puntos que tienen como objetivo la “reconstrucción de las bases de la Argentina”, que deben firmar todos los gobernadores del país el próximo 25 de Mayo, en la provincia de Córdoba. 

En este contexto, el intendente de Junín, Pablo Petrecca (Pro), celebró la convocatoria y expresó: "Estamos viviendo un cambio de paradigma. Confiamos que dejar atrás años de fracasos es el camino. Esperamos que este gobierno lleve adelante las transformaciones que se necesitan, con responsabilidad, acuerdos y pensando en todos los argentinos”.

En respuesta, el presidente del bloque de concejales de La Libertad Avanza, Juan Cornaglia, expresó: "Excelente decisión Sr. Intendente. Se terminaron las tibiezas en Junín”, en referencia a un reclamo del espacio libertario para que el alcalde “amarillo” se defina “por el cambio o no”. 

La edil libertaria Belén Veronelli afirmó a Democracia: “Claramente, el discurso del presidente de la Nación viene a plantear un cambio en la forma de hacer política. Ya no interesa el color de la bandera partidaria, teniendo en cuenta que parte de la política actual se encuentra ‘desteñida’ porque no saben de qué color son. El planteo que se pone en discusión en el discurso es si querés estar del lado del cambio o del lado del fracaso, fracaso ocasionado por las malas políticas aplicadas en reiteradas oportunidades, que nos han llevado a la crisis inflacionaria”.

Y agregó: “Es inviable en una Argentina de bien que haya personas que defiendan a los gerentes de la pobreza, que defiendan que alguien condenado por la justicia se pueda presentar a elecciones, que los gremios de la educación tomen a los chicos como rehenes. Lamentablemente, esa gente que defiende todo eso, son definitivamente los que no quieren un cambio profundo y contundente”.

Juan Fiorini, concejal de Pro, afirmó a Democracia: “Creo que todos coincidimos en que la Argentina necesitaba un cambio y hoy estamos transitando parte de ese cambio que eligió la gente, un nuevo paradigma. Y queremos que este presidente pueda ejecutar lo que prometió, para eso siempre nos pusimos a disposición de poder trabajar en conjunto”. 

Y amplió: “Hay que resaltar que, en el discurso, más allá del diagnóstico y de las nuevas propuestas de cambio, también hubo una convocatoria al diálogo y es un paso importante.

El Pacto de Mayo, en Córdoba, es una oportunidad para todos para poder plasmar las bases del cambio para la Argentina que necesitamos y va a requerir del compromiso y la responsabilidad de todos los que van a firmar ese pacto”. 

“Estoy de acuerdo con los diez puntos, pero me hubiese gustado, en lo personal, que haya un punto sobre la educación”, aclaró. 

Por su parte, la diputada nacional Danya Tavela (UCR), radicada en Junín, afirmó a Democracia: “Me parece que está explorando el camino de la no confrontación, eso es bueno, se abre un camino al diálogo en torno al Pacto de Mayo; un camino que no va a ser sencillo, porque, indudablemente, hay que tener claridad sobre qué significa cada uno de los puntos que planteó”. 

Y la ex vicerrectora de la Unnoba añadió: “En líneas generales, estamos de acuerdo, pero sí marco la necesidad del desarrollo de la educación y de la ciencia y la tecnología, para acompañar este proceso de crecimiento económico, sobre el cual se sentarían las bases, a partir de este pacto. Está claro que, en este camino, va a estar también la definición de qué haga o deje de hacer en torno a la ley ómnibus”. 

Fernando Scanavino, enrolado en LLA, afirmó que “Milei dio un duro derechazo -al punto del nocaut- a toda la dirigencia política y sindical, y en especial al kirchnerismo”. Y agregó: “Es el final de un relato que, con consignas progres, produjo el mayor daño cultural económico y social a la Argentina”. 

“Una vez más el problema no es lo que dicen, el problema es lo que hicieron y pretenden seguir haciendo, política de parches, populistas y bolivarianas del estilo chavista”, opinó. 

“El kirchnerismo es la postal de la etapa más perjudicial en materia de corrupción y pobreza. Un vetusto sistema sindical, cuyas cabezas no tienen autoridad moral, para con sus representados, décadas de empobrecimiento para estos, y de auto riqueza y poder espurio para sí”, tronó. 

“Capítulo aparte para el sindicalismo de la educación, con sindicatos kirchneristas que se comportan como tiernas ovejas durante ciertos gobiernos y lobos despiadados con otros.

En qué momento piensan en la educación y en los niños y jóvenes que cada vez saben menos”, afirmó. 

Críticas del Frente de Todos

José Bruzzone, concejal del Frente de Todos (FDT), afirmó a este diario: “Es un presidente que aplica un ajuste clásico sobre los sectores menos pudientes. No aportó una sola idea nueva, a pesar de auto percibirse genio. Aplica todas las recetas que fracasaron en el pasado. Agravó todas las variables que dijo que iba a solucionar, como la inflación y el estancamiento. Y trajo problemas nuevos, como el desempleo y la amenaza de disolución nacional”. 

Y agregó: “Habló en los términos que le dieron rédito en la campaña, sin notar que ahora tiene que gobernar. Es como el que perdió la llave a mitad de cuadra, pero la busca en la esquina porque ahí hay más luz. Se recuesta en lo que le genera halago de los fanáticos, pero no hubo un solo anuncio que preanuncie un plan, un programa, una salida”.

En concordancia, Héctor Azil, titular de ATSA Junín, afirmó a Democracia: “Más que un discurso de apertura de sesiones del Congreso, se pareció a un acto político de La Libertad Avanza, donde, por primera vez en la historia, un presidente en la apertura de sesiones no desarrolla temas vitales para el funcionamiento del país y para sus habitantes, como salud, educación, trabajo, la reivindicación de Malvinas y un montón de otros temas. Llama a un Pacto de Mayo, con un nombre grandilocuente, con ese mesianismo fundacional que tienen, que es muy peligroso, donde parece que todo se inicia con su gestión”. 

“Más que un pacto, parece una imposición. Para negociar se necesitan al menos dos interlocutores, sino no es un diálogo, es un monólogo. Y esto es lo que proponen, o me siguen a mí, o son las fuerzas del mal, los argentinos de bien son ellos y el resto, los que no coinciden ciento por ciento con sus ideas, son agredidos permanentemente y considerados la casta”, consideró. 

“Lo más grave, lo que parecía que podía ser algo positivo, como la convocatoria a los gobernadores, la termina condicionando al voto de la ley ómnibus, con lo cual, no hay mucho para elogiar de este discurso. Y también dice que se vienen muchos meses de alta inflación y no plantea ningún camino para que, quienes no pueden subsistir o están perdiendo su poder adquisitivo, puedan tener una mejora salarial. Es más de lo mismo, fue un Milei auténtico, lo dijo en campaña y se está mostrando como es, como alguien que tiene poco respeto por las instituciones de la República, porque claramente dijo también que puede seguir gobernando sin la necesidad del Parlamento”, afirmó.

COMENTARIOS
Curso sobre Energías Renovables