En la conferencia de prensa que dieron las autoridades sanitarias esta semana no se informó sobre la cantidad de respiradores en Junín. Democracia confirmó que hay 56 y llegarían otros 16.
En la conferencia de prensa que dieron las autoridades sanitarias esta semana no se informó sobre la cantidad de respiradores en Junín. Democracia confirmó que hay 56 y llegarían otros 16.
ANTE EL AVANCE DE LA PANDEMIA

La ciudad prepara su infraestructura sanitaria para enfrentar el coronavirus

Junín cuenta con 56 respiradores y la Provincia enviaría otros 16. Además, fuentes sanitarias confirmaron que hay más de 60 camas de terapia intensiva. Se está trabajando para promover espacios de aislamiento en los hoteles. Y la Unnoba puso a disposición sus laboratorios. Mañana habrá un nuevo encuentro de funcionarios políticos y de Salud. Los especialistas insisten en la necesidad de cumplir las medidas.

Hace días que los expertos sanitarios explican que el trabajo que se está haciendo en nuestro medio para abordar la pandemia del coronavirus es, fundamentalmente, el de prevención, de manera de poder “achatar” la curva de contagios y disminuir la transmisión. Para eso, sostienen que es de extremada importancia el cumplimiento de las medidas que se tomaron para evitar la circulación social.
No obstante, las autoridades políticas y de Salud del ámbito local están trabajando en la preparación de la infraestructura sanitaria para cuando llegue el pico de la pandemia, que en nuestro país se espera durante el mes de abril, o tal vez a principios de mayo.
En tal sentido, ya se produjeron reuniones para hacer un registro de los recursos con los que se cuenta y establecer estrategias para ejecutar en caso de ser necesario.

Respiradores
Entre los insumos para esta contingencia, los respiradores constituyen uno de los instrumentos indispensables para los casos graves. Hasta hace poco, no se sabía oficialmente la cantidad de estos instrumentos en Junín. De hecho, en la conferencia de prensa que esta semana dieron las autoridades sanitarias, al ser consultado sobre el tema, el doctor Sebastián Meneses, director del Hospital Interzonal General de Agudos “Dr. Abraham Piñeyro” (HIGA), contestó: “Tanto el estado nacional como el provincial en breve nos estarán proveyendo no solamente de alcohol en gel, barbijos y elementos de primera necesidad como esos, sino también de respiradores y camas para la terapia, o las que nosotros destinemos como para que funcionen ante esta situación”.
Ahora, altas fuentes sanitarias confirmaron a Democracia que, en la actualidad, la ciudad cuenta con 56 respiradores entre los que están en el hospital más los que se encuentran en las clínicas privadas. Además, uno de los referentes de la Dirección del HIGA confirmó que esta semana la Provincia enviaría otros 16.
¿Son suficientes? Es difícil saberlo, porque la característica central de este momento es que no se sabe de qué manera se va a propagar el virus en nuestro país, en general, y en la ciudad, en particular.
“En líneas generales se ve que, de acuerdo a la experiencia de lo que sucede a nivel mundial, el 80% de los casos que se presentan son leves o moderados, y que solamente un 20% tiene algún grado de compromiso respiratorio más severo, mientras que las situaciones críticas no alcanzan al 4% o 5%”, explica el secretario de Salud municipal, Carlos Lombardi.

Camas
El otro insumo clave para esta pandemia son las camas de Terapia Intensiva. De acuerdo a los cálculos que se hicieron en las últimas reuniones de funcionarios municipales y sanitarios, Junín cuenta con más de 60 plazas de Terapia.
No obstante, este es un número variable, porque se podrían sumar más a las ya existentes. Por un lado, se está estudiando la posibilidad de mover a las Terapias camas de otras áreas del sistema sanitario e inclusive de recibir algunas de la Gobernación. “Eso está en constante evaluación, que también se va haciendo desde el ministerio de Salud”, señala el director de la Región Sanitaria III, Jorge Herce, para luego ampliar: “Claramente, esta es una situación muy dinámica. No hay que olvidar que siguen existiendo las urgencias y emergencia de otras causas, por eso hay que ser muy prudentes”.
“Además de las camas y los respiradores, hay que tener personal, porque es muy específico el trabajo en Terapia Intensiva”, advierte un médico de dilatada experiencia en el hospital.
Con todo, también se está evaluando la incorporación de lugares que pueden no ser nosocomiales. Es por ello que ya hubo contacto con la Cámara Hotelera Gastronómica local, a fin de avanzar en la disposición de espacios en los hoteles de Junín, hoy inhabilitados para recibir huéspedes. Según supo Democracia, hay buena predisposición de los empresarios hoteleros para avanzar con esta iniciativa. “Queremos evaluar, llegado el caso, la disponibilidad de habitaciones, como también se podría tener en cuenta las personas que pudieran tener algún tipo de aislamiento domiciliario”, indica Lombardi.
Por otra parte, también se está pensando en acondicionar espacios en las instalaciones del Regimiento, con la misma finalidad.

Aporte de la Unnoba
Uno de los cuellos de botella en el panorama abierto con la llegada del coronavirus al país se dio con la centralización de los estudios en el laboratorio del Instituto Malbrán, que con el correr de los días terminó sobrepasado, lo que generó retrasos en los resultados. Es por ello que, de a poco, comenzó un proceso de descentralización.
En ese marco, el ministerio de Salud de la Provincia realizó un relevamiento de los lugares en los que se podrían hacer estos análisis y uno de los apuntados fue la Unnoba.
Desde el Ministerio se comunicaron con las autoridades universitarias locales, quienes ya informaron oficialmente la infraestructura y los recursos materiales y humanos con los que cuenta la casa de altos estudios de nuestra Región.
De esta manera, los laboratorios de la Unnoba (el CIBA y el Cebio) fueron puestos a disposición y ahora serán las autoridades sanitarias nacionales las que decidirán si serán utilizados o no para hacer los estudios descentralizados.

Concientización
Mas allá de la infraestructura sanitaria, los referentes sanitarios coinciden en destacar que nada de esto es suficiente si no hay concientización entre los ciudadanos.
“Nadie tiene el pronóstico de lo que va a suceder y es muy importante remarcar que va a depender mucho del comportamiento de nosotros como sociedad, de la solidaridad que tengamos –comenta Herce–, si hay cinco mil casos en un día, no hay sistema de salud que lo resista, pero si esa cantidad se da en cuatro meses, las cosas son totalmente distintas. Por eso las medidas que se están tomando tienen esa finalidad, y cuando más las cumplamos, mejores condiciones vamos a tener para dar respuestas. Los sistemas de salud no están preparados para una contingencia en la que se necesiten, por ejemplo, 400 respiradores mañana. Se podría dar una respuesta adecuada si se aplana la curva de crecimiento de la epidemia y se puede ir atendiendo progresivamente”.
Para el responsable de la Región Sanitaria III es muy claro que “así hubiera cinco mil respiradores, si no se respeta la cuarentena se favorece la diseminación del virus, y no alcanzarían”. Es por ello que considera imperioso respetar las pautas, el distanciamiento social, el lavado de manos y la permanencia en las casas. “Si esto no sucede y explota, no hay sistema de salud que aguante”, afirma.
El doctor Carlos Lusardi, presidente del Colegio de Médicos de nuestro distrito, comenta que la institución que encabeza está pidiendo a los médicos que no cierren los consultorios periféricos “porque, junto con los CAPS, tienen que ser el primer nivel de atención y configuran las barreras que van a descomprimir el hospital y las clínicas”.
Asimismo, hace hincapié en que la clave es la conciencia social y el cumplimiento de las medidas. “Es la única manera de encaminar esto”, asevera.
En el mismo sentido, Lombardi recalca que “no hay ningún cambio en los procedimientos que se vienen haciendo”. Y puntualiza: “La persona que tiene algún tipo de síntoma debe llamar al 107, los operadores van a hacerle una serie de preguntas como para categorizar al paciente y ver si reúne los requisitos como para ser definido como un caso sospechoso, y luego, de ser necesario, se activará el protocolo que incluye el traslado a un centro de internación con todas las normas de bioseguridad para el paciente y el personal, la toma de muestra y el aislamiento en internación”.

Trabajo coordinado
Las autoridades de distintos estamentos remarcan el trabajo conjunto que se viene haciendo, en coordinación entre los diferentes ámbitos políticos y sanitarios.
La idea es que, si se da un pico de infectados, no tome a la ciudad “por sorpresa”. Es por ello que hubo varias reuniones en los últimos días que incluyeron representantes de distintas áreas de los sectores público y privado, “como para poder elaborar juntos una estrategia y una logística para atender con cantidad de camas e infraestructura en las terapias intensivas, y hacer un seguimiento para ver cómo se va haciendo para el aislamiento de casos”, cuenta Lombardi.
El secretario de Salud comunal asevera que en estos cónclaves “surgieron algunas ideas muy interesantes, que pueden llegar a ser beneficiosas en cuanto a poder dotar de camas para aislamiento”. Y añade: “Todavía lo estamos elaborando, el lunes vamos a tener una nueva reunión. Indudablemente, toda la comunidad sanitaria está trabajando en conjunto y eso, no solo es aunar esfuerzos, sino también sumar el aporte de infraestructura y de conocimientos que cada uno tiene a su alcance”.
Lusardi subraya que el Colegio de Médicos también destaca “que están trabajando en conjunto las instituciones, el municipio, las clínicas, funcionarios y profesionales”, y sostiene que, ahora, “lo principal es que la población acate lo que piden las disposiciones de las autoridades sanitarias y políticas”.
En ese contexto, Herce pone el acento en que se está atravesando una situación “absolutamente cambiante” que va dependiendo de la evolución epidemiológica: “Lo que se ve es que el impacto tiene una característica como no hemos tenido en ocasiones anteriores, por eso las medidas que se están tomando. Es una experiencia nueva para todos, por la magnitud de la pandemia”.
Entonces, pondera que Junín sea “un polo sanitario importante a nivel público y privado desde hace muchos años”, aunque, ante estas circunstancias, “se debe pensar en cómo coordinar las acciones y cómo reestructurar algunas cosas que dependen claramente de la colaboración y la cooperación entre los distintos sectores que conforman el sistema de Salud”.
En su opinión, “se está trabajando bien, se están haciendo las cosas con mucha seriedad y con el compromiso de todos los sectores” para tratar de dar respuestas si se da o que algunos prevén, que es un crecimiento importante en el número de casos: “Se están analizando todas las posibilidades, esperamos que las de máxima no sean necesarias, pero debemos considerarlas porque no sabemos el impacto que puede tener. Todavía, en Argentina, estamos en una fase de contención. Si hacemos las cosas bien, podemos lograr que esta epidemia pase como muchas otras lo han hecho y que no supere la capacidad del sistema de salud. El personal está capacitado y se está preparando para dar respuesta, pero insisto en que va a depender mucho de lo que hagamos como comunidad”.

COMENTARIOS