UNNOBA

Guillermo Tamarit: “La crisis económica te hace perder futuro”

El rector de esta casa de altos estudios afirmo que “la dificultad como institución pública es que las universidades crecen, están vivas, y no se puede vivir en crisis, porque esto paraliza a las universidades”. Llamó a construir consensos y no esquivó el análisis del escenario político.

¿Qué país dejaron las PASO?
-Hay una situación muy particular, unas PASO que no han decidido más que quiénes son los candidatos de cada partido -y nada menos-. Y en esa dinámica, a la cual no estamos acostumbrados, hubo varios sacudones económicos, que creo que son más producto de la incertidumbre política, que de problemas económicos; que son reales, pero no en esta magnitud. Por eso, nosotros vemos la necesidad de, con moderación, con prudencia, ir construyendo consensos que nos permitan llegar a la elección en primer lugar y después salir de este ciclo de crisis en el que estamos, que además deja secuelas en los sectores con menos posibilidades de resolver sus crisis.

-En estos días aprendimos acerca de la enorme influencia de la política en la economía.
-El tema es la debilidad de la economía argentina, en general la política organiza a la economía. Uno ve en los países desarrollados que hay alternancia en el gobierno, pero la economía tiene otro volumen, otra fortaleza.

-¿Se veía venir en la Universidad un resultado electoral tan adverso para el Gobierno?
-Nosotros mentiríamos si dijéramos que podríamos haber previsto algo que no previó nadie, pero sí que había un nivel de dificultad que creo que era más grave antes inclusive. Lo que engañó un poco fue que efectivamente el Gobierno había comenzado a tener algunos registros de inflación y de otros números que eran más razonables, pero tengo muy claro, porque la Universidad convocó a un conjunto de entidades en abril pasado, que la situación era muy difícil; en sectores, además, que no son los más castigados de la sociedad.
Nuestro análisis era que había seis o siete puntos de diferencia, pero de ninguna manera la diferencia que hubo y particularmente en la provincia de Buenos Aires, donde la gobernadora tiene no solo una muy buena imagen, sino también una gestión positivamente merituada. Pero fue una tenencia muy homogénea a nivel nacional, o sea que Vidal ha obtenido ese resultado mucho más por la consideración del Gobierno nacional que por su propio gobierno.

-¿Qué cree que pasó con el Gobierno? ¿Faltó diálogo? ¿Se alejó de la gente?
-Creo que es muy difícil cambiar cuando tenés un proceso tan exitoso eleccionario. Y el proceso de elecciones de Macri, si uno lo sigue, en todas las que participó ganó y en las que no estuvo seguro de ganar se retiró de la elección. Entonces hay todo un proceso que es virtuoso, y uno diría ‘por qué lo voy a cambiar, si tan buenos resultados me ha dado a lo largo de tanto tiempo’, porque también hay que contemplar las elecciones en Capital Federal. El tema es que efectivamente estar en el Gobierno nacional es otra circunstancia, completamente distinta.
En lugar de ampliar la base de sustentación, el Gobierno se empieza a aislar, y cuando Sergio Massa plantea un nivel de acuerdo con Vidal con respecto a abrir esas listas locales, en una elección desdoblada, que era justamente ampliar la base de sustentación, bueno creo que ahí juegan cuestiones hasta personales del propio Presidente, que desembocan luego en la crisis económica. La metáfora que hemos usado estos días es que mientras Macri habla de exportar cerezas, la gente no puede pagar la luz. Uno va perdiendo ese nivel de diálogo y de sentido común, que te aleja mucho. No puede ser solo ‘esto con veinte años de crecimiento se resuelve’, porque la gente vive angustias cotidianas.

-¿Cree que tiene tiempo el Gobierno para revertir la elección?
-Creo que es muy difícil. Yo por terminado, en la Argentina, no doy nada. Es muy difícil además, porque el Gobierno está todos los días tratando de superar la crisis. Más allá de eso, creo que lo que tenemos que construir como sociedad es un escalón distinto. Tuvimos un conflicto entre dos gremios en Chubut y un paro nacional que dejó sin clases a todos los chicos en la Argentina, estas cosas son mucho más preocupantes que la alternancia de los gobiernos. Tenemos que normalizar muchas de las cosas en nuestra sociedad.

-¿Cómo afecta esta situación a la Universidad?
-La crisis económica te hace perder futuro, uno no puede construir una perspectiva en medio de una crisis, entonces lo que uno hace es decir ‘qué cosas tengo en marcha, vamos a garantizar esto, y lo que sigue veamos cómo lo construimos’. La dificultad como institución pública es que las universidades crecen, están vivas, y no se puede vivir en crisis, porque esto paraliza a las universidades. En la última reunión de rectores se planteó un presupuesto para el año que viene de 249 mil millones de pesos, que es un número que parece exorbitante, pero que si uno lo valoriza en dólares es muy parecido al del año pasado.

-¿La Región necesita más graduados universitarios?
-No tengo ninguna duda. En los países desarrollados el 15% de la mano de obra activa es profesional, en la Argentina no llega al 6% y hay áreas donde prácticamente no hay nadie. Además la dinámica actual conlleva a la calificación permanente, por lo que los graduados tienen que volver una y otra vez a la Universidad porque la dinámica tecnológica cambia todo el tiempo.

-Algunos dicen que hay que estudiar lo que a uno le gusta, porque dentro de diez años nadie sabe de qué va a trabajar.
-Es muy difícil que alguien a los 17 años pueda resolver qué es lo que va a hacer toda su vida, pero sí es determinante tener una formación universitaria, porque hay brechas muy claras. Hace poco la CEPAL hizo un nuevo ránking en el cual se ven los saltos salariales. Allí, quien tiene dos o tres años de universidad y no accedió al título, de todas maneras pierde solo el 20% del salario. Ahora el que no tiene el secundario completo cobra el 20%, o sea que perdió el 80% del salario. Y de allí se degrada hasta el final. Para participar de la sociedad plenamente y salarialmente tener condiciones de bienestar, el paso por la Universidad es indispensable.

-Esa es la famosa “sociedad del conocimiento”.
-Exactamente, y ahora está medido muy claramente. Yo, lo primero que le digo a todos es que estudien. Pueden ir un año a la Universidad, vayan un año. Ojalá todos se reciban. Y estudien lo que les gusta.

COMENTARIOS